Día del Diácono Permanente se celebró en Diócesis de Valparaíso

En la Eucaristía, los diáconos permanentes renovaron sus promesas de obediencia, servicio litúrgico y de caridad ante el Obispo de Valparaíso Mons. Jorge Patricio Vega Velasco svd.

Con una Eucaristía en la Iglesia Catedral de Valparaíso se celebró a los Diáconos Permanentes en la Diócesis de Valparaíso y se agradeció a Dios por su vocación. Ellos estaban acompañados de sus señoras, también estaban presentes los estudiantes de la Escuela Diaconal Felipe Diácono y sus señoras.

En su homilía, Mons. Jorge Patricio Vega Velasco svd., Obispo de Valparaíso, comentó que estaba viviendo un momento de mucha alegría por la presencia de tantos diáconos en el Templo Catedral. "He servido en muchas iglesias particulares y en ninguna ha habido tantos diáconos como los que están acá y es por eso que quiero dar gracias al Señor, porque el Señor a lo largo de estos años se ha hecho presente en medio de esta Iglesia que peregrina aquí en la Diócesis Valparaíso, porque se ha hecho presente y los ha llamado a cada uno de ustedes a este ministerio diaconal". Junto con agradecerles a los diáconos también agradeció a sus esposas ya que ellos no serían diáconos si no tuviesen el apoyo de ellas.

Continuó su homilía, reflexionando sobre la figura de los diáconos en la historia de la Iglesia, en las sagradas escrituras. "Se habla de San Esteban, San Felipe, pero también está San Lorenzo, este diácono martirizado a mediados del siglo III. El papel que ellos desempeñaron en las comunidades eclesiales, en la Iglesia naciente fue muy importante. San Lorenzo, que tenía una espiritualidad tan grande, tan fuerte, que fue capaz de descubrir las verdaderas riquezas de la Iglesia y cuando las tuvo que presentar al emperador, le presentó a los más pobres de Roma y esto solo lo pudo hacer ya que gracias a su espiritualidad descubrió dónde estaba la verdadera riqueza de Dios".

"Cuando uno mira a los diáconos, y el servicio que ellos pueden prestar y cómo pueden vivir su ministerio tenemos que apoyarnos en una trilogía: la palabra, la liturgia y la caridad. En la Palabra un diácono tiene que ser capaz de escuchar la palabra, es decir, escuchar al mismo verbo, al mismo Dios. Hoy, a veces es tan difícil escuchar, no somos capaces de escuchar. Debemos escuchar y para eso es importante que tengamos nuestros momentos de silencio, nuestros momentos de meditación de la Palabra de Dios. Esta escucha de la palabra tiene que tener como consecuencia la predicación, ser capaz de anunciar el Evangelio con la vida, pero también con las palabras".

"La Liturgia: es importante que presida las comunidades eclesiales, y al presidirlas que impartan los sacramentos. Qué alegría más grade siente uno cuando bautiza a un bebé, bendecir la unión de una pareja, acompañar a las personas que han perdido a un ser querido. Tenemos que estar atentos cuando hay una familia que está sufriendo, para acercarse a ellos y llevarles el consuelo".

"Por último, la caridad, ahí surge la figura de San Lorenzo, el apóstol de la caridad, sabemos por su historia, que él tenía una preocupación fundamental por los más pobres. En ese tiempo, los pobres, los mendigos, los esclavos, eran la periferia del mundo, nadie quería estar cerca de ellos. Y quién lo hacía, fue Lorenzo, por eso él a todos estos pobres, mendigos, enfermos los llevó a los pies del emperador como la riqueza de la Iglesia. Hoy tal vez no tenemos los leprosos, pero hay otras periferias que necesitan que nos acerquemos con caridad. Estoy pensando en los ancianos que están solos, en el mundo de la drogadicción, en las cárceles, son periferias que tenemos que llegar con nuestra caridad. Estoy pensando en una realidad nueva que se nos ha presentado en los últimos tiempos, que son los migrantes. Son las periferias del tiempo de hoy y es allí donde nosotros tenemos que llevar nuestra caridad. Podemos hacer mucho. Digo podemos, porque el obispo también lleva el diaconado en su ministerio".

Después de la homilía, los diáconos permanentes renovaron sus promesas de obediencia, servicio litúrgico y de caridad ante el Obispo de Valparaíso Mons. Jorge Patricio Vega Velasco svd.

Antes de finalizar la Eucaristía, el Padre Roberto Pinto Urzúa, Delegado Episcopal para el Diaconado Permanente, tomó la palabra para presentarle a los Diáconos Permanentes y sus señoras al Obispo Vega. Además, le contó que hay 30 estudiantes en la Escuela Diaconal Felipe Diácono. Junto a ello, agradeció a los diáconos y a sus señoras por todo el servicio que realizan de hacer presente a Jesucristo en medio del Pueblo que se les ha encomendado.

Fuente: Comunicaciones de Valparaíso.


Valparaíso, 11/08/2021

Galerías Fotográficas
- Día del Diácono Permanente se celebró en Diócesis de Valparaíso

Videos
- Misa en el Da del Dicono Permanente - San Lorenzo, dicono y mrtir