/
/
/
/
/
/
   
Mons. Cristián Contreras Villarroel
Alegría y emoción por su nombramiento episcopal
Viernes 25 de Abril del 2003
  

Muy contento y emocionado se mostró Mons. Cristián Contreras Villarroel, tras conocerse públicamente su nombramiento como Obispo Auxiliar de Santiago. “Es una gran responsabilidad, pero sé que allí donde hay tareas que son arduas, también el Señor nos entrega la gracia para poder cumplirlas. Creo y confío plenamente en la gracia de Dios y también en la solidaridad de los hermanos sacerdotes y laicos, de quienes he recibido muchas muestras de cariño”, señaló al comentar su designación por parte del Papa Juan Pablo II.

Respecto de los desafíos que le impone el nuevo cargo, dijo sentirse muy confiado porque “siempre he sentido el apoyo de Monseñor Valech. Creo que eso también a uno lo confirma en lo que está haciendo. He aprendido mucho de él y pretendo seguir trabajando para hacer del arzobispado, nuestra curia, una gran familia, porque todo el trabajo que se realiza acá, tiene importantes proyecciones pastorales. Aquí, por ejemplo tenemos que coordinar el trabajo del departamento jurídico, de gestión económica, de relación con los medios de comunicación social. Hay mucha gente que viene a ser escuchada, sacerdotes que vienen a plantear sus inquietudes y a exponer sus proyectos. Uno va viendo que hay una gran relación entre el trabajo de la curia y la vida pastoral”, afirmó.

En cuanto a los acentos de su gestión explicó que pretende “seguir con una cosa que le hace mucho honor a Don Sergio. Creo que es fundamental recibir y escuchar a los sacerdotes y, también tener una muy buena relación con ellos, de mucha cordialidad; y, por otra parte, mutua ayuda en el trabajo con todos los laicos de la arquidiócesis”.

Ven, Señor Jesús

Si bien es muy pronto para decir cuál será su lema episcopal, anunció que hay dos textos del Evangelio que podrían inspirar su ministerio y que lo acompañan desde que se ordenó como sacerdote. “Cuando me ordené de sacerdote, puse en el recuerdo de oración el texto de Juan, capítulo 15, que dice que ‘el que ésta en mí y yo en él, dará muchos frutos, porque sin mí no pueden hacer nada’. El otro texto es la última frase del Apocalipsis: ‘Ven, Señor Jesús’. Necesitamos que el Señor esté presente en un mundo donde vemos a la gente angustiada por las guerras; ahora por esta epidemia. Cuando vemos tanta inequidad y tanta injusticia. La fuerza a veces no alcanza y tenemos que saber que hay alguien que viene a darle plenitud a la vida humana y por eso “Ven, Señor Jesús” ha sido muy importante dentro de mi ministerio sacerdotal”.

Un pastor cercano

Como un pastor cercano y de gran disposición para escuchar, es definido por sus cercanos Monseñor Cristián Contreras Villarroel. Con este nombramiento la Arquidiócesis de Santiago contará con tres Obispos Auxiliares (Mons. Andrés Arteaga, Mons. Ricardo Ezzati y Mons. Cristián Contreras).

Mons. Contreras asumió el mes de marzo como Vicario General del Arzobispado de Santiago, en reemplazo de Mons. Sergio Valech Aldunate, quien renunció a su cargo por motivos de edad.

"Es una persona muy acogedora, de gran sentido del humor, profundo en sus análisis, apasionado en todo lo que hace y por cierto, muy amistoso”, señaló el Padre Miguel Ortega, rector del Santuario del Cerro San Cristóbal, quien lo conoce desde los 16 años, cuando estudiaba en los Padre Domínicos y participaba en la Pastoral Juvenil de la Parroquia San Joaquín, en la comuna de Renca.

“Una de las cualidades más importantes en el P. Cristián – agrega- es su capacidad de entregar amistad. Siempre está rodeado de amigos. Ese es un aspecto característico de él”, afirma el Padre Miguel.

Por su parte, el Padre Fernando Chomalí, director del Departamento de Bioética de la Universidad Católica, quien lo conoce desde su época de seminarista, señala que “los aspectos que más destacaría en él son su honestidad intelectual y su gran lealtad con las personas”.



Santiago, 25/04/2003