/
/
/
/
/
/
   
Pbro. César Paredes Poblete
Nuevo sacerdote tiene la Diócesis de Chillán

Actualmente presta servicios pastorales en la parroquia El Buen Pastor de Chillán.
Domingo 11 de Abril del 2010
  
Una gran inyección de alegría ha significado para la Iglesia Diocesana de Chillán, la incorporación de un nuevo sacerdote a su clero secular. Nos referimos al padre César Paredes Poblete, cuya ordenación tuvo lugar el sábado 10 de abril, en una solemne eucaristía realizada en la parroquia Nuestra Señora de La Merced.

César Paredes Poblete, nació en Chillán el 10 de marzo de 1977, en el seno de la familia conformada por sus padres, José Paredes Almonacid y María Poblete Medina, y sus hermanos Moisés, Claudia, Alex y Daniela. Sus primeros estudios los realizó en la Escuela Barros Aranas, continuando su educación media en el Liceo Comercial Fernando Pérez Becerra. Posteriormente, curso estudios superiores en la carrera de Servicio Social de la Universidad del Bío-Bío, egresando el año 2000.

Su vocación a la vida de especial consagración comienza a cultivarla a temprana edad, mientras participaba activamente de la vida pastoral de su parroquia. Es así como finalmente, en marzo de 2001, da el gran paso, ingresando al Seminario Metropolitano de Concepción, donde cursa tres años de Filosofía y cuatro de Teología, antes de su egreso en diciembre de 2007. Una proceso formativo que le permite crecer en la confirmación de su vocación y estrechar cada día su encuentro personal con Cristo.

Su ordenación al diaconado en tránsito tuvo lugar el 18 de abril de 2009, en una solemne eucaristía celebrada en el templo parroquial de San Ignacio, comunidad donde acompañó pastoralmente al padre Gonzalo Gómez. Y este año, se le solicitó prestar servicios pastorales en la parroquia El Buen Pastor, donde acompaña al padre Héctor Aranda.

Si bien, su ordenación sacerdotal había sido programada oficialmente para el mes de marzo, la tragedia del terremoto le llevó a acordar junto al Obispo, la postergación de la fecha hasta ayer. Aún cuando reconoce que posponer la ordenación había sido una decisión difícil, siempre estuvo consciente que el Señor fue quien había dispuesto para él su disponibilidad a un servicio que en ese momento se hacía más urgente. Es así como durante estas semanas, compartió su preparación espiritual con acción solidaria dirigida a familias damnificadas del terremoto, tanto en Chillán como en San Ignacio.

La solemne eucaristía de su ordenación sacerdotal, fue oficiada por el Obispo de Chilllán, en concelebración con gran parte del clero diocesano. En su homilía, Mons. Pellegrin recordó que “vivimos en una época en que la historia vacila entre la esperanza y el dolor, lo que hemos constatado también a consecuencias del sismo; y en este contexto Dios le pide a sus consagrados buscar la humildad, la amabilidad, la comprensión, para sobrellevar con amor las cruces del pueblo”. Así, luego agrega “Dios llama a su hijo César para que ofrezca diariamente su vida entera, expresada de una forma particular en la Eucaristía, haciendo suyas las palabras de San Alberto Hurtado: “¡Mi Misa es mi vida y mi vida es una Misa prolongada!”.

César Paredes agradeció al Señor su llamado a servir como obrero de la mies, pidiéndole su compañía e iluminación para avanzar con paso seguro por la misión que le espera en su vida sacerdotal. Así mismo, pidió a la comunidad no abandonar la oración por la vocación que en él ha surgido y por su fidelidad a los designios del Señor. Finalmente, también tuvo palabras para los jóvenes, a no temer a la vocación, a la vida sacerdotal o religiosa, a partir de distintos signos que puedan ir dando cuenta en ellos del llamado del Señor.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 11/04/2010

 
Galerías Fotográficas