/
/
/
/
/
/
   
Diócesis de Iquique inició Semana Social

Con el primer Coloquio Solidario, realizado ayer, la Diócesis de Iquique dio inicio a la celebración de la Semana de la Solidaridad.
Martes 17 de Agosto del 2010
  
La Movilidad humana, acciones en abordaje ante el abuso de alcohol y drogas, y el desarrollo de la construcción comunitaria, fueron los temas que se abordaron, de manera simultánea, en esta instancia de conversación, cuyo objetivo es invitar y proponer acciones y gestos solidarios.

A esta primera de tres convocatorias, asistieron 36 personas de distintas organizaciones y religiones, ligadas al trabajo social que se realiza en la región.

Los expositores, quienes más bien guiaron cada encuentro hasta el conversatorio, son expertos en los temas correspondientes a cada uno. Así el sociólogo Erick Cisterna estuvo a cargo del Desarrollo Comunitario, los sicólogos Rafael Miquel y Antonio Cortés de las acciones en abordaje ante el abuso de alcohol y drogas.
El tema de la movilidad humana fue desarrollado por el padre Hildo Griss y el sociólogo Sergio Flores, donde el sacerdote se abocó a todo lo concerniente con el mundo de los migrante, y el profesional de la sociología, todo lo relativo al tema de los refugiados.

Esta actividad, enmarcada en la celebración del Mes de la Solidaridad, continuará el martes 24 y el lunes 30 de agosto próximo, entre las 20.00 y las 22.00 horas, en dependencias del Club Croata.
Cabe destacar que, si bien los temas centrales tendrán continuidad, su desarrollo no es excluyente, y por lo tanto pueden asistir todas las personas interesadas en compartir sus conocimientos e inquietudes.

Palabras del Obispo
En la oportunidad monseñor Marco Antonio Órdenes preguntó “¿porqué conversar?”, entonces señaló que “hoy día existe una gran inmediatez en todo lo que estamos haciendo. La aceleración del ritmo de la vida nos lleva a actuar sobre la marcha y los procesos reflexivos empiezan cada vez a estar más ausentes, en nuestro accionar”.

“Hay algunas cosas que parecen reflexivas, pero que en el fondo son un barniz. Uno hecha de menos por ejemplo, desde hace varios años, una reflexión sobre Chile, cómo ha entrado en el Bicentenario de la Patria, las celebraciones y no hay una reflexión sostenida al respecto, sobre lo que queremos en serio, y muchas de estas cosas están negadas por la aceleración de la vida y por los intereses particulares de algunos que impiden entonces una reflexión común”, agregó.

El Obispo además aseguró que esta situación también ocurre en el ámbito de muchas cosas que “nosotros hacemos en el servicio, en el compromiso social. Tenemos tanta necesidad, que actuamos sobre la marcha para tratar de cubrirlas, pero las razones de porqué están produciéndose, cómo están ocurriendo las situaciones de pobreza, de injusticia, de marginalidad, aquellas razones de fondo, nos cuesta mucho tocarlas”.

Al respecto, fue enfático al decir que “tenemos miedo a veces de palparlas, porque es más fácil dar el pan, pero no preguntarnos ¿porqué no tienen pan?, y eso es una conversación para mejorar el modo como entregamos el pan, para animarnos a buscar el camino de cómo podemos enseñar a hacer pan, y para que podamos reflexionar sobre qué es lo que está faltando para que todos tengamos pan”.
“En estos tres ámbitos me gustaría que pudiéramos ahondar en este primer coloquio solidario, porque nos hace falta sentarnos a pensar. Nos hace bien dialogar y compartir, desde la experiencia, las necesidades que estamos enfrentando, también el llorar juntos nos hace muy bien, el sentir impotencia de que nos sobre pasan las carencias de los demás, pero nos hace mucho bien pensar con profundidad porque es una manera de servir y de amar al que al próximo”.

Visión de la Pastoral Social
Uno de los objetivos de este Coloquio Solidario es el poder elaborar un documento que pueda ser presentado a las autoridades regionales competentes, cuya incidencia se espera pueda provocar una revisión de las políticas públicas y mejorar las que se encuentran en ejecución actualmente.

Así lo afirmó Marcos Rojas, encargado de la Pastoral Social de la Diócesis de Iquique, quien señaló que “como Iglesia estamos llamados a servir al pobre entre los pobres. Tenemos la figura de San Alberto Hurtado, quien junto a Jesucristo, nos anima en este caminar pastoral al servicio de los más necesitados”.

De este modo, señaló “ofrecemos este espacio para conversar estos temas y buscar algunas conclusiones que nos ayuden a incidentarlos, desde lo que surja en este encuentro frente a las autoridades”.

Fuente: Comunicaciones Iquique


iquique, 17/08/2010

 
Galerías Fotográficas