/
/
/
/
/
/
   
Mensaje de Navidad de Mons. Horacio Valenzuela

Parte del texto del Obispo de Talca destaca que el año del bicentenario tuvo contrastes: “Hemos sido capaces de sorprender al mundo rescatando de debajo de una montaña a 33 hombres condenados a muerte. Sin embargo, cuando aún estaba fresca la alegría de esa victoria, no pudimos evitar que murieran quemados 81 hijos de nuestra patria”.
Viernes 24 de Diciembre del 2010
  
En su mensaje de Navidad, Monseñor Horacio Valenzuela Abarca explica que “Navidad es la Gloria de Dios que florece en el desierto”, y agrega que “la alegría del mundo, que es Cristo, ha nacido donde las cosas son pocas y las personas son mucho”, ya que el Señor nació en medio de la pobreza y la humildad.

Este año ha sido difícil para el país y para la Región del Maule, ha sido un año de grandes paradojas, tantas familias agredidas por el terremoto, el mar y el fuego…pero también hubo instantes de inmensa alegría como el rescate de los 33 mineros.

El Pastor expresa sus profundos deseos de que estos acontecimientos nos ayuden a ser más conscientes de los problemas que afligen a la sociedad, al prójimo, que nos mueva a actuar solidariamente, aunque también destaca la bondad de las personas que, anónimamente ayudaron con su aporte sencillo y humilde, colaboraron con su granito de arena y con gran amor.

En su mensaje, el Obispo hace una invitación a pedirle al Señor que nos dé más fe y a que lo busquemos. También se refiere a las condiciones del país, recuerda a los mineros y a los internos que murieron en la Cárcel de San Miguel, pide por los pobres además recuerda la visita de la imagen de la Virgen del Carmen Misionera que recorrió todo el país y que fue un regalo del Santo Padre para Chile.

- Texto completo del Mensaje

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 24/12/2010

 
Galerías Fotográficas