/
/
/
/
/
/
   
Solemne dedicación de iglesia en santuario de Schoenstatt

Monseñor Ricardo Ezzati presidió la dedicación y consagración de la Iglesia de adoración Santísima Trinidad, junto al santuario de Schoenstatt de Campario, en Las Condes, este sábado 16 de abril, construida en gratitud por los cien años de sacerdocio del padre José Kentenich, fundador de la Obra de Schoenstatt.
Sabado 16 de Abril del 2011
  
La eucaristía estuvo concelebrada por el cardenal Francisco Javier Errázuriz, monseñor Andrés Arteaga, obispo auxiliar de Santiago, alrededor de 30 sacerdotes vinculados al movimiento y más de mil 500 fieles de esta espiritualidad. También asistieron el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, y el alcalde de Las Condes, Francisco de la Maza. Entre los presentes había delegaciones de schoenstatttianos de Alemania, Argentina, Brasil y Ecuador.

En su homilía, el Arzobispo de Santiago precisó que la dedicación de un templo es “uno de los gestos más solemnes de la liturgia de la Iglesia”, porque en ella se encierra lo que es el misterio de esta institución, “el signo del pueblo reunido. La Iglesia de Cristo somos todos los bautizados, somos signos de la presencia salvadora del Señor en medio del mundo de hoy”. Es, dijo, “una comunidad santa y, al mismo tiempo, una comunidad siempre necesitada de renovación”.

Bella vocación en tiempos difíciles

Luego, monseñor Ezzati dijo que “estamos dedicando este tiempo en un tiempo no fácil de la historia de nuestra Iglesia en Santiago. Pero justamente este momento difícil nos hace comprender la belleza de nuestra vocación, el contraste entre lo que el Señor nos ha destinado a ser por vocación y por gracia, y las limitaciones propias de nuestra condición humana. Este es un momento para renovar en nuestro propio espíritu y en nuestra propia acción el significado y la acción que la Iglesia tiene”.

Al destacar la importancia que tiene la proclamación de la Palabra de Dios en un templo, afirmó que ella “es la que ilumina y debe iluminar nuestro sendero”, y afirmó que la exhortación de Benedicto XVI Verbum Domini “es una invitación a hacer de la palabra del Señor el alimento y la luz que nos una a aquél que es la Palabra y la Luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo”.

Respecto de la Eucaristía, que se celebrará en adelante en esta iglesia, el arzobispo dijo que la misa “nos hace presencia samaritana del Señor en medio de las necesidades de nuestros hermanos. Yo recalcaría que la primera y fundamental necesidad que tienen nuestros hermanos y hermanas es la necesidad de Dios”.

El nuevo templo comenzó a construirse en marzo del año pasado y expresa la gratitud a la fecundidad apostólica de este centro mariano en sus 20 años de vida, expresó Elizabeth Schirle, directora del proyecto y fundadora en Chile del Instituto Nuestra Señora de Schoenstatt, comunidad de laicas consagradas responsables del santuario de Campanario.

Fuente: DOP Santiago - www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 16/04/2011

 
Galerías Fotográficas