/
/
/
/
/
/
   
Padre Renato Guerra partió a la Casa del Padre
Lunes 18 de Abril del 2011
  
A los 81 años, y víctima de un ataque cardíaco, falleció ayer domingo el padre Renato Guerra Larraín, quien fuera por muchos años párroco de la localidad de Guacarhue, en la Diócesis de Rancagua.

Aunque el “padre Jorge”, como lo llamaban allí por su origen capuchino, se había retirado hace varios años por razones de edad, era un sacerdote muy querido para la comunidad local.

Su misa de funeral se celebrará hoy, a las 15:00 horas, en la parroquia San Antonio de Padua, de los padres capuchinos, ubicada en Catedral 2345, Santiago.

Un cura de pueblo

El padre Renato inició su ministerio siendo religioso capuchino. Fue nombrado párroco de Paine y luego, con autorización de su congregación se vino a Guacarhue, parroquia que estaba vacante. Eso fue en 1969. Llegó siendo “Fray Jorge” y todavía hay quienes lo recuerdan así. Finalmente, con el tiempo, pasó a formar parte del clero de la Diócesis de Rancagua y a ser el “padre Renato”.

Siempre vestido con sotana, “porque me acostumbré al hábito”, fue párroco también de Pichilemu, entre 1988 y 1995, antes de regresar por segunda vez a Guacarhue.

Siempre se manifestó contento el padre Renato de tener compañía y de vivir una vida muy “agradable”. Destacaba la relación estrecha que pudo establecer con la gente, conocerlos y visitar sus casas.

Mirando hacia atrás, su evaluación siempre fue positiva. “Estoy muy contento y muy agradecido con Dios de que me haya dado esta vocación. Muy agradecido con la orden capuchina que me formó y con la Diócesis de Rancagua que me recibió”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 18/04/2011

 
Galerías Fotográficas