/
/
/
/
/
/
   
Mensaje de Resurrección del Obispo de Talca
Lunes 25 de Abril del 2011
  
“En este día bendito la Iglesia se estremece de alegría y hace resonar en el mundo entero la mejor de las noticias”, con estas palabras empieza Mons. Horacio Valenzuela su Mensaje de Pascua de Resurrección de este año entregado a toda la comunidad diocesana.

El Pastor indica que “La muerte y el pecado -que son la fuente de todos nuestros sufrimientos, de nuestros miedos y temores- han perdido para siempre su poder. Cristo sale herido y victorioso del sepulcro a caminar con nosotros para hacernos triunfar sobre todas las formas de muerte que nos amenazan”.

Con relación a lo vivido por la Iglesia en el último tiempo, Mons. Valenzuela expresa que “los días duros nos recuerdan con dolor el efecto mortal del pecado y del mal que siempre nos acompañan. Nadie gana y todos de alguna manera morimos cuando se nos desvanece la presencia de Cristo (…) Con la luz del Señor Resucitado reconocemos con humildad las oscuridades de nuestro corazón. Es tiempo de oración intensa, de revisión y de conversión para buscar la verdad, para reconocer nuestras caídas, para pedir perdón y perdonar”.

Por último el Obispo de Talca manifiesta: “En este tiempo de misión pedimos al Señor la fuerza de su Espíritu para que la presencia del Resucitado se vuelva más intensa en cada uno de nosotros, en la Iglesia y en la sociedad”.

Ver Mensaje de Resurrección 2011

Fuente: Comunicaciones Talca




Talca, 25/04/2011

 
Galerías Fotográficas