/
/
/
/
/
/
   
Día Internacional del Trabajo
Mons. Guillermo Vera llamó a dignificar el mundo del trabajo y perfeccionar la obra creadora de Dios

Empresarios, como un querer de Dios deben ser justos en dar trabajo y sueldo adecuado.
Lunes 02 de Mayo del 2005
  
En el día instituido internacionalmente para conmemorar el trabajo, el Obispo de Calama, mons. Guillermo Vera Soto se refirió a la responsabilidad que cada hombre tiene en perfeccionar la obra creadora de Dios a través del desarrollo de los distintos talentos con que les dotó.

El trabajo señaló, aparece desde el principio como algo creado por Dios, bueno necesario e importante, pero es por el pecado que se producen quiebres en la armonía, que hoy se traducen en injusticias y desencuentros. Con el trabajo que el Señor nos dejó nos hace colaboradores de su tarea, invitándonos a construir con nuestro esfuerzo una vida más digna para todos.

En la actualidad con los sistemas sociales y económicos imperantes, hay muchos que buscan trabajo y no lo encuentran, existen injusticias en los sueldos, los que en muchos casos no responden a la labor desarrollada y ello –indicó- es algo que duele profundamente en el corazón de Dios.

Monseñor Vera, puso como ejemplo la situación que actualmente enfrentan las mujeres de la empresa Lavandería Ideal, quienes desarrollan una huelga de hambre, porque ganan 120 mil pesos, cómo eso no va a doler al corazón de Dios se preguntó. Luego agregó ahí está el trabajo de todos, no sólo de las autoridades, sino de aquellos que dan trabajo, empresarios, cada uno debe abrir su corazón; “Si Dios les dio la capacidad de dar trabajo y crear fuentes de riqueza, tienen como un querer del Señor, ser justos en dar el trabajo y sueldo adecuado, para que permitir que estos hijos puedan vivir dignamente”.

En su mensaje el Obispo de Calama también se refirió a las dificultades generadas en el mundo del trabajo, provocadas por actitudes que no favorecen la armonía y sano desempeño, situaciones caracterizadas por habladurías, calumnias y ambientes de excesiva competencia y tensión, que facilitan la discriminación.

El llamado en esta fiesta de San José Obrero, dijo Monseñor Guillermo Vera es a promover un mejor ambiente laboral, ser amigo, limar asperezas, permitir la unidad. Todos cualquiera sea su condición como hijos de Dios, nos debemos sentir involucrados en dignificar el mundo laboral, hacer grandes cosas.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 02/05/2005