/
/
/
/
/
/
   
Bendicen templo restaurado de Santa Rosa de Lima en Pelequén

La ceremonia se realizó el domingo 31 y contó con la presencia del Presidente de la República.
Lunes 01 de Agosto del 2011
  
En una soleada mañana, el domingo 31 de julio, fue bendecido, luego de ser restaurado, el santuario de Santa Rosa de Lima en Pelequén, en una celebración que contó con la presencia del Presidente de la República, Sebastián Piñera Echeñique, y fue presidida por el Obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic Karmelic. El templo estaba repleto de vecinos de Pelequén y devotos de Santa Rosa de Lima.

Al finalizar la eucaristía, que fue concelebrada por el Obispo Emérito de Rancagua, monseñor Javier Prado Aránguiz y otros sacerdotes, fue descubierta una placa que recuerda el aporte del Consejo Nacional de Cultura y las Artes a estas obras. Además, el senador Juan Pablo Letelier entregó la Medalla Bicentenario al padre José Miguel Ortiz, rector del santuario, por su aporte a la reconstrucción.

Posteriormente, fue bendecido también el Centro Comunitario Juan Pablo II, ubicado frente al santuario y que fue donado por la Unión Social de Empresarios Cristianos. Este recinto está llamado a ser un espacio de promoción humana y desarrollo social.

En la oportunidad, monseñor Goic se manifestó muy satisfecho por esta apertura a la comunidad del templo ya que, “poco a poco, la diócesis se va poniendo de pie”. Formuló también un llamado, a quienes corresponda, para solucionar el problema de las personas que perdieron sus hogares con el terremoto y aún viven en campamentos y aldeas. “Porque el principal templo de Dios son las personas, cada ser humano. Por eso, hay que seguir haciendo un esfuerzo muy grande, para que todos los chilenos que perdieron sus viviendas puedan tenerlas en un futuro inmediato”.

Patrimonio Histórico

Los trabajos de recuperación del templo –que resultó seriamente dañado por el terremoto del 27 de febrero- comenzaron el año pasado y tuvieron un costo de 330 millones de pesos. De ellos, cien fueron entregados por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, a través del Programa de Apoyo al Patrimonio Material.

Las obras incluyeron reforzamiento de los muros perimetrales del templo, reconstruyendo estructuras, pilares y vigas de hormigón con severos daños; reconstrucción de los contrafuertes exteriores en hormigón con el mismo diseño original y, la reconstrucción del coro y las bases del campanario, parte de la fachada principal del templo. Asimismo, la construcción de una nueva torre campanario sobre el actual nártex (atrio), para recuperar el hito histórico del paisaje, respetando las proporciones del campanario original del año 1900. Además, de la reparación de estucos interiores y exteriores, y pintura de todo el templo.

A juicio del intendente regional, Patricio Rey, el valor de la reparación de los templos católicos radica en que “éstos forman parte de la identidad de un pueblo, son parte de su historia y son puntos de referencia de nuestras ciudades, sea uno católico o no. No tenemos templos de otras denominaciones religiosas que tengan el carácter de patrimonial. Por eso estamos concurriendo en la recuperación de estos edificios”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Pelequén, 01/08/2011

 
Galerías Fotográficas