/
/
/
/
/
/
   
Obispo Jorge Jiménez, Presidente del CELAM:
"Es nuestra obligación ser una Iglesia portadora de esperanza"

Entrevista al Presidente del CELAM, Mons. Jorge Jiménez, obispo de Zipaquirá (Colombia) , realizada durante el Seminario de obispos de América Latina, celebrado en Santiago de Chile, sobre la Pastoral en la Megápolis
Viernes 14 de Marzo del 2003
  

¿Cuál es el rol de las parroquias de las grandes ciudades y en general de las diócesis que son megápolis?

Ellas deben ser lugares y espacios donde los creyentes podamos experimentar la fraternidad, podamos sentirnos hermanos. Una de las características que se ha hecho sobre el diagnóstico sobre las grandes ciudades, una muy cruel y muy dura es la del anonimato, del aislamiento. La solución está en la comunión y nuestra iglesia es fundamentalmente comunión. Juan Pablo II nos dice que si no logramos hacer de nuestra Iglesia casa y escuela de comunión, pues no estamos cumpliendo realmente con lo que es algo que le pertenece a la identidad de la Iglesia.

¿Cómo se obtiene ese objetivo de ser hogar y escuela de comunión?

La parroquia tiene que ser una casa de comunión y un espacio donde todos los creyentes puedan llegar como hermanos y sentirse miembros de una familia… Hago referencia de manera particular a la familia, una de las pastorales más complejas, más difíciles en cualquier parte, latitud y continente. La familia la quiso Dios como una comunión, con la comunión de un hombre con una mujer, con la comunión de unos padres con unos hijos. Por ahí hay una solución a la problemática que vivimos. Lo que debemos hacer es que las familias que realmente se sienten creyentes puedan vivir una experiencia de comunión y que la parroquia les dé un espacio para que puedan fortalecer esa comunión: la comunión de parejas y entre padres e hijos.

En la megápolis, pareciera ser que la Iglesia ha pasado a ser una voz entre otras. ¿Qué actitud debe tener para ser más relevante en ese escenario?

Cuando decimos “pasa a ser una más entre otras”, estamos siendo injustos. Somos una gran mayoría, aquí en América Latina y en cualquiera de nuestras ciudades y países tenemos una gran mayoría y nosotros no podemos desperdiciar ese "haber" que tenemos. Pero no hay duda de que nos hemos abierto, que nuestras ciudades se adhieren a un pluralismo que en otro momento no existió, que hace unas décadas no existía.
“Frente al pluralismo la Iglesia tiene que ser muy respetuosa. Tenemos que ser respetuosos de la fe de cada uno.
“Dentro del pluralismo hay otro elemento que es fundamental, que es el diálogo. En un mundo pluricultural el diálogo se impone más que cualquier otra situación. No nos quedamos callados frente a las otras realidades, opinamos, pero opinamos dialogando.
“Frente a lo pluricultural, la Iglesia tiene que ser misionera, tenemos que ofrecer el mensaje, tenemos la gran tarea que nos dejó a nosotros el Señor: Vayan y anuncien el Evangelio y bauticen. Eso lo encontramos muy claro en el final del Evangelio de San Mateo y esa fue la tarea que desde el primer momento la Iglesia consideró que era su misión. Nosotros tenemos la gran obligación de ofrecer el mensaje de una manera vibrante y entusiasta para que realmente sea capaz de enamorar a muchas gentes del Señor Jesucristo y de nuestra Iglesia que lo anuncia”.

¿Cuál es el principal desafío para la Iglesia de América Latina considerando su realidad política y económica?

La Iglesia tiene la obligación de ser portadora de esperanza. Debe anunciarla y tratar que haya muchas iniciativas para ese pesimismo en el cual viven muchos pueblos y pueden caer otros tantos más. Yo creo que eso es la naturaleza de la Iglesia católica, ser una Iglesia de esperanza, un espacio de esperanza, ser siempre una noticia de esperanza.
“Si la Iglesia no es capaz de darle esperanza a ellos no tiene mayor cosa que hacer en este momento. “Si no les damos esperanza a los jóvenes y no les damos ánimo, si no les damos espacios, no les proponemos iniciativas, no les damos esperanza a nuestros pueblos pues yo creo que no hay futuro para nuestro continente”.

©www.iglesiachile.org

Entrevista de los periodistas José Becerra, Jaime Coiro y Aníbal Pastor



Santiago, 14/03/2003