/
/
/
/
/
/
   
Iquique celebró Día del Migrante en la Catedral

Un centenar de extranjeros residentes en la ciudad se congregó este domingo 4 de septiembre en la Catedral Inmaculada Concepción, con motivo de celebrar en torno a la mesa del Señor, el Día del Migrante.
Lunes 05 de Septiembre del 2011
  
Durante la eucaristía, presidida por el Vicario General; padre Guillermo Fajardo y concebrada por el padre Ildo Griz; Asesor de la Pastoral de Migrantes de la Diócesis de Iquique, la asamblea llenó de colores y trajes típicos de los hermanos de Brasil, Colombia, Argentina, Perú, Bolivia, Ecuador, Italia, España y Palestina, entre otras, quienes compartieron un momento de encuentro entre las distintas culturas.

En la oportunidad el padre Guillermo resaltó la importancia de la presencia de dichas comunidades en la región, y señaló que el ser migrante “es una situación compleja porque ello significa tener que dejar la familia, la patria, la cultura. Las razones por las cuales se emigra son muchas: porque uno siente que en el propio país no están las condiciones para poder luchar, crecer y con ello hacer que la familia está mejor”.

“Este es un gran desafío para todas las instituciones del mundo entero: es que todos podamos trabajar para que los países, para que los pueblos, para que las tierras puedan producir bienes para todos, para que todos los hijos de este planeta puedan tener los recursos necesarios para comer, para educarse, para tener salud digna, para que las familias puedan tener sus casas, su hogar y haya tiempo para el descanso. Esta es la gran tarea por la cual debemos luchar todos, las autoridades y la sociedad, para que la vida sea más justa para todos”, agregó.

Cuando falta lo necesario en el hogar, continuó el padre Guillermo, se toma la decisión de emigrar “a buscar un presente y un futuro mejor. Que bueno que nosotros podamos acogerlos y recibirlos con los brazos abiertos, con mucho respeto, y podamos encontrarnos con ellos y dar las facilidades, como país, para todas las personas que vienen a construir historia en nuestra tierra porque, en Cristo, como decía la segunda lectura de hoy: sin distinción somos todos hermanos, más allá de las fronteras, de las lenguas, de la cultura y el color de la piel”.

Para crecer, enfatizó el Vicario General, “no basta una buena economía, no basta que el valor del cobre se venda a mejor precio. Debemos de verdad tener claro que mi casa, mi mundo, está más allá de mi trabajo o de lo que yo puedo hacer. Tengo que vivir de verdad con los brazos y la mente abierta para que podamos de verdad encontrarnos donde las diferencias no tienen que dividirnos”.

“Por eso es tan importante encontrarnos porque podemos dialogar y así se buscan soluciones a todos los problemas, y esas soluciones deben ser lo que resuelva el conflicto de la mejor manera para todos y no solo para mi, de este modo se muestra y se construye el respeto profundo que debemos tener al ser humano”. Finalizó el padre Guillermo.

Fuente: Comunicaciones Iquique


Iquique, 05/09/2011

 
Galerías Fotográficas