/
/
/
/
/
/
   
Nuestra vocación solidaria junto a los más pobres

Mons. Alejandro Goic, obispo de Rancagua, presidió el Te Deum de Fiestas Patrias en la catedral de esta ciudad.
Domingo 18 de Septiembre del 2011
  
En su homilía, Mons. Goic recordó que al trabajar por Chile, dedicar el tiempo y las energías a construir un mundo según Dios, a servir a los más necesitados, "no lo hacemos por ventaja personal y poder reclamar a Dios unos derechos, sino porque hemos descubierto la gratuidad amorosa del Padre y nos identificamos con su modo de proceder".

Recordando los dolorosos episodios de las semanas recientes, el obispo afirmó que lo que ennoblece la vida de un ser humano es lo que se hace con la propia vida: un don para los demás.

"En nuestro país, persisten aún injusticias, desigualdades e inequidades escandalosas. ¿No habrá llegado la hora de asumir de verdad caminos nuevos para construir una patria más justa y equitativa, donde se compatibilicen desarrollo, crecimiento sostenido y mayor justicia social?
Ello supone ponerse en el lugar de los que menos tienen y preguntarnos si podríamos vivir con ingresos bajísimos como una gran mayoría de chilenos tienen. Gran tarea tienen aquí los empresarios, particularmente, los empresarios con fe en Cristo. Gran tarea tienen aquí los políticos y las autoridades del país. Gran tarea tiene aquí todo Chile", señaló Mons. Goic.

Más adelante, recordó la postura de los Obispos en el sentido de que el crecimiento económico necesita ir de la mano de un desarrollo espiritual y cultural.

Sobre las demandas sociales actuales, sostuvo que mejorar la calidad de la educación es tarea indispensable, y formuló votos por el acceso a la educación superior de todos los que tienen dones y talentos, más allá de su condición económica.

- Homilía de Mons. Goic en catedral de Rancagua

- Ver Especial con todas las homilías del Te Deum 2011

Fuente: Prensa CECh


Rancagua, 18/09/2011