/
/
/
/
/
/
   
Monseñor Alejandro Goic: “Los jóvenes son la esperanza y el futuro de la Iglesia”

El 5 de noviembre, jóvenes de la Diócesis de Rancagua peregrinarán a Puquillay. Esta actividad, organizada por le Pastoral Juvenil, se realiza por octava vez consecutiva.
Jueves 27 de Octubre del 2011
  
Cerca de siete mil jóvenes peregrinan cada año al Santuario de Puquillay, a orar a Dios y a la Virgen, siendo una de las fiestas diocesanas más masivas. Este año la actividad, organizada por la Pastoral Juvenil, se efectuará el 5 de noviembre, en vísperas del inicio del Mes de María.
La invitación es a que los jóvenes se inscriban en sus parroquias, desde donde se organizarán los grupos. Esto tiene un costo de 500 pesos.

“Los jóvenes son la esperanza del presente y del futuro de la Iglesia, así que todo lo que hagamos por evangelizarlos y ayudarles a crecer en su vida cristiana es muy importante”, señaló el Obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic.
Con respecto a la invitación formulada, monseñor Goic precisó que “mientras más jóvenes tengan un encuentro con Cristo y con Madre, Chile será un país mejor. Así que le invitación es para todos los que quieran participar”.

De acuerdo a lo explicado por el asesor diocesano de la Pastoral Juvenil, padre Miguel Angel Riveros, la peregrinación comenzará a las 8. 30 horas, en el Estadio de Nancagua, hasta donde llegarán las delegaciones, para luego realizarán la caminata de nueve kilómetros que los lleva al Santuario. En el trayecto se vivirán cuatro estaciones: Iglesia Eucarística (estadio); Iglesia Fraterna (Parroquia de Nancagua); Iglesia Misionera (Puquillay Bajo); e Iglesia Solidaria (a los pies del Santuario).

Ya en el lugar se efectuará un concierto de la cantante católica María José Bravo, luego al mediodía se efectuará la misa solemne, presidida por el Obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic.

Posteriormente, la banda “Cristo vida y rock´n roll” realizará una presentación, para concluir con una fiesta de bailes latinoamericanos. Es así como con alegría y fe los jóvenes renovarán su entrega a Jesucristo.

“Queremos que este año la peregrinación tenga un sentido solidario, para poder ayudar a los que más lo necesitan”, explicó el asesor de la pastoral. Señaló que se pide una colaboración a cada participante consistente en conservas, fideos, harina, arroz, azúcar y té. Estos luego serán repartidos en cada una de las parroquias de la diócesis.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 27/10/2011

 
Galerías Fotográficas