/
/
/
/
/
/
   
Con Carros Alegóricos y Lindos Disfraces:
Se Realizó Fiesta de la Luz en Valdivia

La celebración va tomando vuelo y adeptos.
Miercoles 02 de Noviembre del 2011
  
El 31 de octubre de este año imitando, de algún modo, lo que viene haciéndose en Paillaco hace ocho años, se celebró la Fiesta de la Luz por segundo año en Valdivia. La novedad, en esta ocasión en la ciudad, fue la presencia de carros alegóricos y el aumento de la participación de las personas en la fiesta. Además, todo ayudó: un día lleno de luz, con un sol caluroso, y el fin de semana largo más extenso del año.

La celebración comenzó a las 17 horas, en la Plaza de la República, y se extendió hasta, aproximadamente, las 20 horas.

A medida que llegaban las comunidades, sus carros alegóricos se iban adecuando uno tras otro alrededor de la plaza, encabezados por el de la Catedral. Los niños, jóvenes y adultos se tomaban fotos y disfrutaban compartiendo mientras se esperaba la señal para la partida del recorrido que haría la caravana de carros alegóricos por algunas calles de la ciudad, entre ellas la costanera, para luego volver a la plaza y continuar con la fiesta.

Mientras tanto, y también al regreso de los carros a la plaza, los animadores mantenían entretenida a la gente que no se había ido en la caravana. Todo era alegría; hubo cantos bailes y, por supuesto, los más contentos eran los niños. Corrían de un lado para otro con sus disfraces y algunos aprovechaban de pintar sus rostros, para completar el atuendo.

Más tarde, con todos en la plaza y los carros rodeándola, monseñor Ignacio Ducasse presidió una Liturgia de la Palabra. Durante la misma, del Evangelio de Chile transcrito por muchos feligreses, se leyó el Evangelio de las Bienaventuranzas. El Obispo, entre sus palabras, recordó la fiesta de Todos los Santos e instó a todos a imitar las virtudes de estos hombres y mujeres y a dar, como ellos, “testimonio de nuestra fe”. A continuación, se rezó la oración del Padre Nuestro con todos tomados de las manos como signo de unidad.

Terminada la liturgia, dos niñas cantaron en el escenario y más tarde llegó el cantante cristiano, Pablo Cifuentes, quien con su reguetón cristiano hizo bailar y cantar a los presentes hasta cerca de las 20 horas, en que concluyó la actividad.

Fuente: Comunicaciones Valdivia


Valdivia, 02/11/2011

 
Galerías Fotográficas