/
/
/
/
/
/
   
Celebran la Navidad en Centro Penitenciarios de Iquique

Internas e internos de los centros penitenciarios de Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte celebraron la Navidad junto a monseñor Marco Antonio Ordenes.
Lunes 26 de Diciembre del 2011
  
Con una emotiva y alegre misa de Navidad los hermanos y hermanas que se encuentran privados de libertad en estas tres comunas de la Diócesis de Iquique, celebraron el nacimiento del Niños Dios en sus distintas realidades.

En la oportunidad el Obispo de Iquique dijo que al igual que Dios se hace pequeño porque “se quiere acercar a nosotros, porque nosotros el hombre, por sí mismo, nunca podría acercarse a Dios, es imposible. Entonces Dios como sabe esto, Él que nos ama, y como no quiere que ninguno de nosotros se pierda, no tiene ningún problema se hace niño, se achica, se rebaja, se humilla”.
“Cuando el ángel les anuncia a los pastores que encontrarán a un niño en un pesebre y envuelto en pañales, no solo se refiere a la presencia de un niño, sino que es un signo de la presencia de Dios mismo”, aseguró el Obispo y continuó su explicación “entonces el Señor no tiene ningún problema en acercarse y entrar en lugares que pareciera que no son para Dios; ¡cómo va a ser un pesebre sucio, con estiércol, con olor a animales, oscuro, un sitio para Dios, y es un lugar para Dios”.

“¿Cómo va a ser una cárcel un lugar para Dios, si se supone que están todos los que han delinquido, y a veces estos espacios no tienen nada de agradable, y como podría ser un hospital donde está lleno de distintas enfermedades y bichos, o una casa pobre y miserable, un ligar para Dios?” cuestionó el Obispo y dijo “Dios no tiene ningún problema para entrar en estos lugares, al contrario porque Él anda buscando a aquellos, que por sí mismo, no se podrían acercar”.

Para muchos, agregó que “muchas veces nos sentimos excluidos y rechazados por otros, que sentimos que no tenemos una casa digna para el Señor, Dios es el primero en acercarse y golpear la puerta de nuestro corazón. Por eso vino a anunciarles esta noticia: encontrarán un niño acostado en un pesebre y envuelto en pañales, este es el signo, el testimonio que yo les doy para que ustedes comprendan que yo les amo de verdad”.

“Ese signo también está acá”, enfatizó monseñor Ordenes y continuó “está entre ustedes y está en su corazón. Especialmente no se olviden de esto: en las horas duras, difíciles y oscuras, en tus momentos de tristezas, de desesperación, de dudas, de amargura, de rabia, de arrepentimiento, contempla esta luz; una buena noticia para Dios. Este es el signo; que en el pesebre Dios te abraza, vale la pena mirar a Jesús y abrazarlo en la Cruz".

Fuente: Comunicaciones Iquique


Iquique, 26/12/2011

 
Galerías Fotográficas