/
/
/
/
/
/
   
Corporación de Beneficencia para Accidentados del Tránsito
Pastoral de las Carreteras se abre camino en Chillán

CORBAT es una organización preocupada de generar instancias de acompañamiento espiritual a accidentados de tránsito y sus familias, bajo el alero de la Iglesia. De esta forma, se muestra como una entidad chilena pionera en el desarrollo de una “Pastoral de las Carreteras”.
Martes 14 de Junio del 2005
  
Más de mil setecientas personas fallecieron durante curso del año pasado, y sobre siete mil quedaron con lesiones de gravedad, por causa de accidentes de tránsito. Sin duda, un basto número de chilenos que, en fracción de segundos, vieron truncadas sus vidas o, en el caso de los sobrevivientes, sometidos de golpe a un duro camino de recuperación post-traumática, con todo lo que eso significa.

Por eso es valioso el trabajo que realiza la Corporación de Beneficencia para Accidentados del Tránsito CORBAT, una organización no gubernamental nacida en el año 1992 bajo el alero de la Iglesia Católica, preocupada de generar instancias de acompañamiento espiritual a accidentados de tránsito y sus familias, de asesorar acerca del uso del seguro obligatorio, de la entrega de orientación jurídica en caso de fallecimiento o lesiones graves y de la entrega de apoyo médico a lesionados de accidentes.

Una corporación que por estos días se encuentra instalando una oficina en Chillán, donde se piensa ayudar a todas las personas que, lamentablemente, vivan el trago amargo de un accidente de tránsito.

Así lo contó su director operativo en la zona, Víctor Banda Cáceres, quien además se refirió a las acciones que se emprenden desde esta organización ante un hecho de esta naturaleza.

La relación de CORBAT con la Iglesia Católica se fundamenta en la “Pastoral de la Carretera”, promovida por el Papa Juan Pablo II en el año 2002, cuyo sentido es el acompañamiento espiritual y asistencial a todas las personas que se han visto envueltas en el dolor y el sufrimiento que significan los resultados de los accidentes de tránsito.

En nuestro país, explicó Víctor Banda, la “Pastoral de las Carreteras” es un tema que ha sido asumido personalmente por monseñor Alejandro Goic, obispo de Rancagua y actual presidente de la Cech, quien ha mostrado públicamente su respaldo al trabajo de CORBAT.

En la actualidad, la corporación es presidida por Roberto Solís Cantón, y tiene su oficina central en Santiago, específicamente, en Alameda Bernardo O’Higgins 1620, segundo piso. Asimismo, cuentan con una segunda oficina en Rancagua; y pronto esperan habilitar su tercera oficina en la ciudad de Chillán. Todo esto, responde a la necesidad de ir expandiendo el quehacer de la corporación a lo largo del país y, por ende, ampliando las posibilidades de beneficios y atención asistencial entre quienes sufren accidentes de tránsito, especialmente, las personas de escasos recursos.

Entre sus primeras actividades en Chillán, Víctor Banda indicó que se han puesto en contacto con autoridades públicas y religiosas, para anunciar la llegada de la corporación. Además, se consiguió un convenio con el Policlínico de las Religiosas Siervas de Jesús, para atención médica post-traumática de víctimas de accidentes de tránsito.

En esta primera etapa en nuestra ciudad, Víctor Banda informó que se emprenderá un amplio trabajo de difusión de CORBAT, con afiches informativos en consultorios, centros médicos, comisarías, lugares públicos y otros, así como un recorrido por los medios de comunicación, a fin de poner en conocimiento público el trabajo de la corporación.

CORBAT en acción

Una de las primeras acciones de CORBAT en la zona ha sido un acompañamiento al sacerdote Jorge Navarrete Guzmán, quien sufrió un serio accidente de tránsito a inicios de este mes en la ruta a Quiriquina. La ayuda consiste en prestación médica para su recuperación post-traumático y una asesoría en materia del cobro de seguros comprometidos.

El primer contacto entre CORBAT y el padre Jorge se produjo este jueves, 09 de junio, previo a un control médico del sacerdote, quien se mostró agradecido por el ofrecimiento y contento por el importante servicio pastoral que realiza la organización de beneficencia.

Según explica el presidente nacional de la CORBAT, Roberto Solís: “cualquier persona que sufre un accidente de esta naturaleza se enfrasca en una serie de hechos nuevos como: acceso a atención médica de urgencia, sometimiento a un proceso de rehabilitación o, al menos, convalecencia; estudio judicial del caso; y trámite de cobro de seguros; entre otros factores”. La asesoría de CORBAT, pasa por hacer respetar la ley, en cuanto a los derechos y beneficios que tienen las personas involucradas en este tipo de sucesos.

Finalmente, para la solicitud de ayuda o informaciones sobre la labor de CORBAT, se puede llamar al teléfono 320526, línea que está abierta y disponible las 24 horas del día, expresó Solís.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 14/06/2005