/
/
/
/
/
/
   
Amor a la Eucaristía:
Seguir el ejemplo del Padre Hurtado

Cardenal Francisco Javier Errázuriz, en carta pastoral “Para la vida del mundo”, invita a los católicos a imitar la vida espiritual y el amor que el Padre Hurtado sentía por la Eucaristía.
Viernes 08 de Julio del 2005
  
"A mi me parece muy importante que la riqueza de la espiritualidad del Padre Hurtado sea conocida por todos, llegue en forma especial a todas las personas que lo admiran a él, de manera que penetrando en el secreto de su vida puedan también imitarlo y sean ellos mismos otros Cristo para sus hermanos, especialmente para los más necesitados”, señaló el Cardenal Errázuriz al explicar el sentido de su nueva carta pastoral, dada a conocer en el contexto del Año de la Eucaristía y de la canonización del fundador del Hogar de Cristo.


La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en la comuna de Lo Espejo, fue elegida por el Cardenal Francisco Javier Errázuriz para dar a conocer su carta pastoral titulada “Para la vida del mundo”, el domingo 5 de junio. En ella, el Arzobispo de Santiago se propuso llegar a lo más íntimo de la vida interior del Padre Alberto Hurtado.
“A mi me parece muy importante que la riqueza de la espiritualidad del Padre Hurtado sea conocida por todos, llegue en forma especial a todas las personas que lo admiran a él, de manera que penetrando en el secreto de su vida puedan también imitarlo y sean ellos mismos otros Cristo para sus hermanos, especialmente para los más necesitados”, señaló el Cardenal Errázuriz al explicar el sentido de su nueva carta pastoral.

“Para la vida del Mundo"

La perfección del cristiano consiste en hacer lo que Cristo haría si estuviera en su lugar, para ello cuenta con la fuerza que brota de la Eucaristía y de la oración. Esta es una de las ideas centrales desarrolladas por Monseñor Errázuriz. A lo largo del texto, resalta el valor de Eucaristía en la vida de los creyentes y destaca el apego que a ésta tuvo, a lo largo de su existencia, el beato jesuita. “Al descender hasta los cimientos de la vida del Padre Alberto Hurtado, aparece la Eucaristía. Múltiples testimonios de quienes lo conocieron de cerca, concuerdan en lo mismo. Muchos recuerdan con emoción el modo cómo celebraba la Eucaristía, muy de mañana, en la Iglesia de San Ignacio.”

"La Eucaristía y la Oración"

Fue precisamente de la Eucaristía y de la oración constante que el fundador del Hogar de Cristo obtuvo la fuerza y la inspiración de servicio a los demás. “Ambas donaciones, el don de sí mismo a Dios y el don de sí a los hermanos, encontraron en el P. Albero Hurtado una compenetración fuerte y asombrosa en su amor al pobre. No salía a buscar a los niños junto al río, sin haber adorado a su Señor, sin haber recibido de él nuevamente el mandamiento nuevo”, recuerda el cardenal Errázuriz en su carta pastoral.

Respecto a la vida de oración, la carta pastoral incluye algunas de las reflexiones hechas por el futuro santo chileno las cuales han sido recuperadas gracias al trabajo de un grupo de investigadores que dirige el padre Samuel Fernández, decano de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Una de ella señala: “El apóstol necesita de la oración, pero no una oración formulista, sino una oración prolongada en largas horas de oración y quietud. Jesús, después de 30 años de oración, va al desierto, y pasa noches de oración preparando el mañana. ¡Ay del apóstol que no obre así! Se hará traficante de cosas humanas y de pasiones personales, bajo apariencia de ministerio espiritual.”

Monseñor Errázuriz pone de manifiesto, en su carta pastoral, la oposición que presenta esta actitud de donación del padre Hurtado frente a lo que son los valores de nuestro tiempo. “La voluntad de ser siempre donación, entregada con alegría, es una respuesta radical a una sociedad que opta por los derechos propios, por la competencia, por el egoísmo, por el propio bienestar.”


Una carta profunda y sencilla
““Agradezco a nuestro Arzobispo esta Carta Pastoral que nos ayudará a unir nuestra veneración por Alberto Hurtado y la celebración de la Eucaristía, para que nunca creamos amar y adorar a Cristo en el altar sin amarlo, respetarlo y servirlo en el prójimo”, dijo el Vicario de Pastoral Social, Padre Alfonso Baeza, al comentar la carta pastoral “Para la vida del mundo”.
“La tesis fundamental de esta carta pastoral es que no podemos comprender la vida excepcionalmente fructífera y la santidad del P. Hurtado sin la relación con la Eucaristía, don del Cuerpo y la Sangre de Cristo para la vida del mundo”, destacó el P. Baeza.

Un regalo
“Así como el Santo Padre, Juan Pablo II, nos regaló el año de la Eucaristía, el Cardenal nos regala esta carta en que nos lleva a vivir este tiempo en unión con el Padre Hurtado”, aseguró, por su parte, María Elisa Edwards, secretaria ejecutiva de la Vicaría para la Familia..
“El P. Hurtado –agregó- es una persona tan cercana a cada uno de nosotros y lo admiramos tanto por su multifacética personalidad y sin embargo pocas veces nos detenemos a pensar de donde sacaba la fuerza para poder dedicarse sin descanso a los pobres, a los jóvenes, a los constructores de la sociedad. Aquí el Cardenal nos lo muestra con entera claridad, para poder hacer lo que Cristo haría en su lugar, el Padre Hurtado comenzaba su día con la Eucaristía, y su vida era una Misa prolongada. Leemos en la carta que él decía: “Vivir nuestro día como Cristo, ser Cristo para nosotros y para los demás: ¡Eso es comulgar! Siguiendo al Padre Hurtado: “El acto central de nuestro día debiera ser nuestra Misa”.


Un mensaje directo
“La carta es un mensaje directo al centro de la vida de un cristiano, es clara, firme y al mismo tiempo suave en ir conduciéndonos a comprender la profundidad de una vida eucarística y como el Padre Hurtado es un camino a seguir en este sentido”, señaló el laico Juan Carlos Astudillo, Secretario Pastoral de la Zona Centro. “Estoy seguro -agregó que muchos al leer y orar, tal como me ha sucedido a mí, reflexionarán, con un tremendo ardor evangélico acerca de esta intima unión entre la Eucaristía y la solidaridad con el que sufre o detenerse a meditar en profundidad, lo de ser pan elegido, bendecido, fraccionado y por último repartido. Creo que es realmente significativo que nuestro pastor nos recuerde que es así como también somos Cristo y si de verdad asumimos estos valores será Él quien camine en nosotros por la ciudad y por cada una de las realidades que nos toque vivir”.


A disposición de los fieles

La carta pastoral “Para la vida del mundo” está a disposición de los sacerdotes, diáconos, religiosas y fieles en general en la Editorial Tiberíades, Moneda 1845, Santiago, fono 6712996, fax 6732319, e-mail editorial@tiberiades.cl

Fuente: DOP Santiago




Santiago, 08/07/2005