/
/
/
/
/
/
   
Padre Fernando Salas s.j., visitó diócesis de Copiapó
El Padre Hurtado nos muestra a Cristo

Como parte de las actividades diocesanas de la Iglesia de Copiapó en torno a la canonización del Padre Alberto Hurtado, visitó la diócesis el Padre Fernando Salas, s.j.
Lunes 18 de Julio del 2005
  

El sacerdote recorrió la diócesis exponiendo la vida del Padre Hurtado, invitado por las comunidades cristianas de base y la Comisión diocesana de canonización.

Comenzando su recorrido, el Padre Fernando se reunió con las comunidades cristianas de base del valle sur en Vallenar, en dependencias de la parroquia San Ambrosio. En la ocasión, expuso la vida y las motivaciones del Padre Hurtado ante alrededor de 70 personas, quienes reflexionaron sobre qué nos dice ahora y qué desafíos tenemos como sociedad y como personas en el mundo actual.

En la siguiente visita, fue el turno del valle norte. Las alrededor de 70 representantes de las comunidades se reunieron con el Padre Fernando en la parroquia El Espíritu Santo de Diego de Almagro con el mismo objetivo: conocer más al Padre Hurtado y meditar sobre su legado en nuestros días.

Finalmente, la visita del Padre Fernando concluyó con un encuentro con el clero diocesano que se encontraba en retiro en la Casa de Ejercicios de la Candelaria. Por la tarde, se reunió con casi un centenar de personas de la comunidad del Liceo Católico en el Salón La Merced.

“Un caldero en ebullición”

La exposición del Padre Fernando Salas hizo un recorrido por la vida de Alberto Hurtado, los problemas económicos de su familia, la intensa etapa de su discernimiento, su formación jesuita, así como la fuerza del llamado de Dios al que finalmente respondió.

El Padre Fernando enfatizó en sus presentaciones, que las preguntas recurrentes del Padre Hurtado fueron “Qué haría Cristo en mi lugar”, y ¿Qué quiere Dios de mí? Estas son las interrogantes a las que todos los cristianos debemos responder, y que son totalmente vigentes en nuestra actualidad.

Con frases del propio Padre Hurtado, manuscritos, fotografías y testimonios de personas que lo conocieron, las disertaciones revelaron no sólo las obras más conocidas d nuestro próximo santo, sino aspectos muchas veces desconocidos, sus dudas, alegrías y tristezas; su intenso amor a María; su abierta relación con los demás; y la búsqueda permanente de Dios a través de los pobres, guiado por su corazón, que era como “un caldero en ebullición”.

También se destacó la centralidad de la Eucaristía en su vida, y la disposición cristiana no sólo a hacer cosas por Cristo, sino también a padecer por Él.

“El Padre Hurtado nos visitó”

“Fue una verdadera visita del Padre Hurtado”, “Me siento profundamente conmovida”, “Conocí más al Padre Hurtado”, fueron algunas de las impresiones de quienes asistieron a las exposiciones del Padre Fernando Salas. De manera muy especial, en la charla en el Liceo Católico, algunos asistentes se emocionaron hasta las lágrimas.

En total, las más de doscientas personas que sostuvieron estos encuentros con el Padre Fernando se comprometieron en alguna medida, a discernir el llamado que Dios hace a cada uno, y a fortalecer la vida espiritual, que debe reflejarse en obras y generar u7na fraternidad tal que debe incluir a todos nuestros hermanos. Esto, por supuesto, con la ayuda del Padre Hurtado, cuya vida y ejemplo nos lleva a Cristo.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 18/07/2005