/
/
/
/
/
/
   
En el marco del Mes de la Solidaridad:
Vitalidad de los jóvenes se hizo presente en visita pastoral del obispo de Chillán a parroquia La Merced

La sexta Visita Pastoral del año por el decanato Chillán cerró este domingo, Mons. Carlos Pellegrin Barrera quien durante tres días visitó el territorio parroquial de la Iglesia Nuestra Señora de La Merced animando en la fe a un sinnúmero de comunidades.
Lunes 13 de Agosto del 2012
  
El fraternal encuentro que al inicio del programa sostuvo el obispo con los feriantes y representantes del Sindicato del Mercado de Chillán, ubicado territorialmente al frente del templo parroquial, fue una de las tantas evidencias que mostraron el compartir del pastor diocesano con aquellos ámbitos que no necesariamente son de Iglesia. Tal como lo hiciera también con el personal de la 2ª Comisaría de Carabineros, y del Policlínico San Ramón Nonato.

Se trató de una visita pastoral que tuvo un doble significado, pues se desarrolló en el marco del Mes de la Solidaridad, donde Monseñor Pellegrin ya había visitado el Mercado de Chillán, luego que a comienzos de la semana pasada compartiera con personas en situación de calle que pernoctan allí. Tal sello, de igual manera se vio plasmado durante este fin de semana tras reunirse con adultos mayores en la Capilla San Serapio Scott, y con quienes son asistidos por el Hogar de Cristo de la Pobl. Rosita O’Higgins.

“En estos tres días tuve la oportunidad de percibir y experimentar la vitalidad de una Iglesia que tiene muchos jóvenes y donde hay mucha esperanza de trabajo juvenil”, destacó el obispo en el marco de las confirmaciones y de una de las misas que presidió.

Para el Padre de la orden mercedaria, Mario Monardes, quien en todo momento acompañó a la autoridad eclesiástica, la visita “fue tener al Pastor entre nosotros, al hermano que viene a acompañarnos, darnos esperanza y confianza. Pudo ver qué es lo que estamos haciendo en terreno, y conocer de las inquietudes de la gente y del trabajo pastoral… y sin duda una de las grandes alegrías fue tenerlo en el mercado, donde el obispo pudo compartir muy de cerca con la comunidad”, subrayó.

Este domingo el pastor diocesano celebró la misa radial desde la capilla San Ramón Nonato, y luego concluyó su visita misionera con una misa de cierre, que repletó el interior de la Iglesia La Merced.

Al término, el obispo destacó de manera especial la presencia de las Hermanas del Prado “que lamentablemente han decidido dejar la diócesis por razones de falta de personal… Van a dejar un vacío muy grande que será difícil de llenar una vez más”, señaló el pastor diocesano al reconocer el trabajo de las religiosas.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 13/08/2012

 
Galerías Fotográficas