/
/
/
/
/
/
   
Diario El Mercurio, 17 de agosto:
Monseñor Pedro Ossandón: "La Iglesia Católica ha vivido momentos muy difíciles y duros"

Expresó el Nuevo Obispo Auxiliar de Santiago, quien asume este servicio pastoral, el sábado 18 de agosto a las 10:30hrs. en la Catedral Metropolitana.
Viernes 17 de Agosto del 2012
  
El nuevo Obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Pedro Ossandón, en entrevista exclusiva con El Mercurio, publicada el viernes 17 de agosto, afirmo que, “la Iglesia Católica ha vivido momentos muy difíciles y duros"

Compartimos la entrevista:

Pedro Ossandón asume mañana como obispo auxiliar de Santiago:"La Iglesia Católica ha vivido momentos muy difíciles y duros"

El prelado -quien vivió por años en La Legua y en La Granja- quiere focalizar su acción en los sectores más vulnerables de Santiago.

Nelly Yáñez N.

Ayer empaquetó sus últimas pertenencias -"pocas", según confiesa, porque la mayoría las regaló-, para abordar hoy el avión que lo traslada definitivamente desde Concepción a Santiago.

En 2008, después de un largo sacerdocio en La Granja, La Legua y La Florida, Pedro Ossandón Buljevic (54) se radicó en la capital de la Octava Región, en la que se convirtió en el brazo derecho de monseñor Ricardo Ezzati. Hoy vuelve para asumir mañana -en una misa en la Catedral Metropolitana- como obispo auxiliar de la arquidiócesis más grande del país.

No sabe todavía dónde va a vivir. Su ideal es la parroquia San Cayetano, de La Legua, donde residió tres años y medio y donde oficiará el domingo su primera misa.

-¿En qué va a poner el acento?

"Quiero estar cerca de lo que la Iglesia de Santiago me regaló como uno de los tesoros más grandes de mi vida sacerdotal: el trabajar siempre en Santiago con los sectores más pobres, donde tengo enormes amistades y vínculos. Porque cuando uno ve realidades tan duras desde adentro, se caen todos los prejuicios. Sólo desde afuera se ven las cosas con miedo, con rechazo e incluso con indiferencia".

-Usted dejó hace cuatro años la Iglesia de Santiago, justo antes del impacto por las denuncias de abuso sexual. ¿Cómo evalúa lo sucedido?

"Sin duda, la Iglesia Católica ha vivido momentos muy difíciles y duros. Yo no les tengo miedo a los cuestionamientos, porque lo sucedido con los abusos sexuales no tiene nada que ver con nuestra identidad, con nuestra visión, ni menos con el Evangelio de Jesús, que nos llama precisamente a proteger, cuidar y promover la dignidad de toda persona. Afortunadamente, hemos aprendido a enfrentar estas situaciones tan delicadas".

-¿Lo han aprendido otorgando un mayor apoyo a las víctimas?

"Por supuesto. Eso siempre lo hemos hecho, aunque a veces, es cierto, lo hemos hecho pésimo".

-Usted conoció en los 80 a Cristián Precht. ¿Cómo le afectan en lo personal las acusaciones que enfrenta?

"Hemos rezado por las personas que están en esta situación no fácil, y para que confiemos plenamente en lo que el proceso canónico nos dirá. Las enseñanzas de Jesús nos muestran que el camino es buscar siempre la verdad; luego, la serena justicia para pedir finalmente la gracia de la reconciliación, que nos trae la paz que tanto necesitamos".

-¿Ve a la Iglesia en crisis?


"La Iglesia es hija de un crucificado que siempre nos hace entrar en crisis para plantearnos las preguntas más importantes de la vida: un Cristo que en la cruz develó miserias morales tan grandes como la traición de Judas, la negación de Pedro y la huida de todos sus amigos, y que en su Resurrección nos perdonó y reconcilió con el don de su paz".

-¿Teme a que esto influya en el Censo y se registre una caída importante en el número de católicos?

"Eso no me atemoriza; sí me motiva a seguir dando testimonio de nuestra fe".

-¿Ve necesario un mea culpa ante una eventual baja?

"Habrá que corregir todo lo que haya que corregir".

-Una de sus misiones en Concepción fue enfrentar desde la Iglesia el conflicto con grupos mapuches, que ha ido recrudeciendo. ¿Cuál es su visión sobre esas demandas?

"Comparto las demandas del pueblo mapuche sabio y pacífico, pero no la violencia. Le tengo un gran aprecio a ese pueblo, porque descubrí en él un mundo extraordinario, sobre todo aquello que tiene que ver con la trascendencia. La relación humana la entienden plenamente conscientes de que el otro es una presencia sagrada. El mari mari peñi es un saludo que expresa lo sagrado. Sólo eso, para nosotros los chilenos, sería extraordinariamente positivo de aprender".

-En Santiago, aparte de usted, hay dos obispos auxiliares más -monseñor Cristián Contreras y Andrés Arteaga-, y va a haber otras dos nominaciones. ¿No es un exceso?

"En la Iglesia de Santiago ha habido hasta cinco obispos auxiliares, y se hacen poco. Dios nos bendiga con más hermanos obispos".

"No les tengo miedo a los cuestionamientos, porque lo sucedido con los abusos sexuales no tiene nada que ver con nuestra identidad, con nuestra visión, ni menos con el Evangelio de Jesús, que nos llama precisamente a proteger, cuidar y promover la dignidad de toda persona".

Nuevo obispo valora ordenación de siete diáconos

El nuevo obispo auxiliar de Santiago, Pedro Ossandón, valoró que en la misa de mañana en la Catedral -en la que asumirá el cargo- siete seminaristas serán ordenados como diáconos: Felipe Herrera, Ricardo Acosta, Rodrigo Cordero, Cristián Montes, Maximiliano Grez, Rodrigo Quintanilla y Francisco Rencoret.

"Es una muy buena noticia que espero anime a otros jóvenes a escuchar el llamado de Jesús", dijo Ossandón, al recorda2r que algunos de ellos fueron a colaborar al sur

Fuente: Comunicaciones Santiago - Diario El Mercurio


Santiago, 17/08/2012

 

Documentos
- 23356212,23356214,23356219&idT=50771&carp=&ve=0
Galerías Fotográficas