/
/
/
/
/
/
   
Entrevista a un hombre agradecido

La grave enfermedad del pequeño Matías Bustos ha conmocionado a la comunidad de la Parroquia Buen Pastor del sector Las Ánimas de Valdivia. En esta entrevista su padre, Alfredo Bustos, relata cómo este duro caminar lo ha acercado aún más a Dios.
Viernes 28 de Septiembre del 2012
  
El pasado 2 de Septiembre se llevo a efecto la rifa o bono en ayuda a Matías Bustos Vega, pero los momentos de oración no acaban en la Comunidad Buen Pastor, donde seguimos muy preocupados por la salud del pequeño. Esto nos llevó a consultarle a su padre, Alfredo Bustos, lo siguiente vía correo electrónico.

Alfredo ¿cómo se encuentra Matías?
Él está bien, gracias a Dios, pero la quimioterapia se está mostrando en su magnitud: ya se le cayó su pelito, le duele con frecuencia su cuerpo, está con su carita de Luna como le llaman. Hoy le fue mal con su control estaba con las defensas muy bajas, por esta razón no recibió su quimio. El día miércoles le tomarán otro examen, si está mejor le realizarán su quimio, la tercera. La mitad de camino recorrido.

Deseo saber tus palabras y las de la familia por esta iniciativa (el hecho de hacer la rifa en ayuda a Matías)
El Amor de Dios se ha hecho presente una vez más con nosotros. Esta iniciativa es un acto de Amor muy grande. Imagínate, uno siempre se prepara para distribuir sus lucas: comer, pagar el colegio de los hijos ,pagar deudas y de un rato para otro te llega esta noticia y te cambia todo. Pero ahí está nuestro Buen Pastor guiándonos, dándonos entendimiento y sabiduría.
Yo no sabía que hacer, tenía que viajar a un lugar desconocido, arrendar, movilizarme, nutrirnos con alimentos y ahí en el momento más propicio llego esta gran, pero gran ayuda.

Deseas agregar algo:
Sí, tengo tanto que agradecer al SEÑOR. Él me ha tocado en lo profundo de mi corazón, tengo 23 años de casado, se fue mi padre, mis suegros, a uno de ellos lo cuidamos con mi esposa por 8 años. Con Palmenia, mi esposa, estamos casados por la Iglesia, tenemos a nuestros hijitos bautizados; somos guía de catequesis.
Pero nunca me di cuenta que nos pedía nuestro Buen Pastor. Hoy con la enfermedad de nuestro hijito me doy cuenta que es lo que quiere. Él quiere que contemos que Él está vivo, que el amor que nos tiene es grande, que su misericordia es infinita, que sin Él no podemos estar. Me faltara vida para dale gracias por todas sus bendiciones. Quisiera tener mejores palabras para poder expresar todo lo que siento, si te lo pudiera cantar te lo diría de esta forma:

Yo te llevo desde niño muy adentro
te he encontrado en el pájaro y la flor,
en la lluvia, en la tierra y el silencio,
y en mis sueños cada noche estabas tú.

Desde entonces, quiero darte siempre gracias
porque puedo darme cuenta de tu amor,
beberé de tu cuerpo y de tu sangre,
y por siempre te daré mi corazón.

Como no creer en Dios
si me ha dado los hijos y la vida.
Como no creer en Dios
si me ha dado la mujer querida.

Como no creer en Dios
si lo siento en mi pecho a cada instante
en la risa de un niño por la calle
o en la tierna caricia de una madre.

Como no creer en Dios
si está en las viñas y en el manso trigo.
Como no creer en Dios
si me dio la mano abierta de un amigo

Como no creer en Dios
si me ha dado la tristeza y la alegría
de saber que hay un mañana cada día,
por la fe, por la esperanza y el amor.

Canción de Víctor Chacaliaza de la Cruz
Vicky Tejeda
Comunicadora - Parroquia Buen Pastor



Fuente: Comunicaciones Valdivia


Valdivia, 28/09/2012

 
Galerías Fotográficas