/
/
/
/
/
/
   
Monseñor Ezzati presidió celebración por los 50 años de sacerdocio del padre Eugenio Pizarro
Domingo 30 de Septiembre del 2012
  

Por Fabiola Aburto

Hasta el Gimnasio Municipal de Villa el Volcán San José de Puente Alto llegaron numerosas personas para acompañar al sacerdote. Fue una eucaristía presidida por monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, y organizada por comunidades, juntas de vecinos del sector y personas que han compartido con el padre Eugenio en los distintos lugares y parroquias donde ha desarrollado su servicio pastoral.

“Es una alegría y un signo de comunión eclesial acompañar a un sacerdote que da gracias a Dios por la vocación que ha recibido y por la fidelidad que el Señor le ha permitido tener en este ministerio. Destaco su sentido de la misión que el Señor le ha confiado de estar con los más necesitados y los más pobres, desde la perspectiva de su pensamiento y de la acción”, dijo monseñor Ezzati.

En su homilía el Arzobispo de Santiago se refirió también a la Carta Pastoral "Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile", dada a conocer esta semana por el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal. “Jesús nos enseña que los bienes de la creación son patrimonio de todos, Él nos enseña a vivir en la justicia, en la solidaridad. Nos invita a mirar con ojos de misericordia, con compasión y con compromiso las situaciones más dolorosas, como la situación de los pobres y de las personas que quedan al margen de la sociedad. Muchas veces nuestro desarrollo pretende ser solamente un desarrollo material reservados a unos pocos”, expresó.

Un momento emotivo en la misa fue el de las ofrendas donde se presentó ante el altar una bandera chilena, una estola, flores y una canasta de alimentos. También cuando los asistentes, aplaudieron de pie al padre Eugenio.

Al concluir la celebración el sacerdote agradeció a Dios por su vida y reiteró su fidelidad a la Iglesia, sobre todo en tiempo de dificultades y llamó a los creyentes a no marginarse y a no tomar distancia hacia ella. “Súmense a la Iglesia, para recuperarla los necesitamos a todos ustedes trabajando por ella, porque es la tarea que el Señor nos ha encomendado”.

El religioso finalizó sus palabras diciendo enfáticamente: “Yo soy de la Iglesia, seré de la Iglesia y moriré en la Iglesia”.

Un Sacerdote Inspirador

El padre Eugenio se ha destacado por ser un defensor de los derechos humanos, especialmente en la década de los setenta y ochenta y de los más necesitados, lo que se refleja en sus palabras: “Estoy buscando el bien de la polis, el bien común y seguiré acompañando al pueblo y a los más empobrecidos”. Es así como en la actualidad, a sus 73 años, realiza un trabajo evangelizador en los campamentos de Puente Alto con juntas de vecinos y grupos de mujeres de El Volcán y Bajos de Mena.

Su testimonio de vida en estas cinco décadas ha inspirado a muchas personas. Una de ellas es Mónica Cancino. Lo conoce desde que era una niña cuando hizo su primera comunión en la Parroquia las Mercedes, donde él fue párroco. “Él es un ejemplo, ha sido un guía espiritual, te entrega energía, ganas de vivir y de ayudar a los demás. Él siempre ha estado en las poblaciones con los marginados, con los drogadictos, con las personas que tienen problemas. Uno de los sacerdotes que va al pueblo es él”, comentó.

Francisco Poblete lo conoce desde el año 2001 cuando participó en una misa en la Aldea María Reina. En esa ocasión quedó conmovido por su homilía. “Sus predicas son cercanas y te remecen con cosas del día a día de tu país, te llegan al corazón y te hacen preguntarte ¿qué cristiano soy?. Lo que más me marcó fue una vez que el padre Eugenio estaba preparando una fiesta de Navidad en el campamento Carlos Oviedo y dijo: ‘Yo tengo aquí un cheque de $100.000 y no sé si seré capaz de hacerlo, necesito ayuda’. A un grupo nos llegó lo que dijo y empezamos a trabajar con él y logramos hacer una celebración para más de 1.500 niños”, recordó.



Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl




Santiago, 30/09/2012

 
Galerías Fotográficas