/
/
/
/
/
/
   
Obispos realizan visita Ad Limina
Jueves 26 de Septiembre del 2002
  

Los Obispos diocesanos y auxiliares de la Iglesia Católica en Chile viajarán el próximo lunes 30 a Roma, para encontrarse con el Papa Juan Pablo II y sus principales colaboradores en el gobierno de la Iglesia universal. Se trata de la llamada Visita Ad Limina Apostolorum, que, en latín, quiere decir "a la morada de los apóstoles".

Esta Visita, que todos los Obispos del mundo realizan cada cinco años, es una manifestación del profundo espíritu de comunión de los pastores con el sucesor de San Pedro, junto al sepulcro del apóstol primer Papa de la Iglesia. Desde los primeros tiempos, la Iglesia fue cimentándose sobre la base de una estrecha unión espiritual y formal entre los apóstoles y sus sucesores junto a quien ha servido como Vicario de Cristo en la tierra. La Visita Ad Limina es la expresión actual de esa íntima relación comunitaria.

Ella tiene también un sentido muy concreto de encuentro con los Obispos y comunidades eclesiales del mundo entero, puesto que en los intercambios que se producen durante su realización no sólo se aportan las realidades y experiencias de la propia Iglesia particular, sino que se reciben las de otras diócesis del mundo, recogidas en la Santa Sede justamente mediante este tipo de Visitas. Se produce así un enriquecimiento mutuo que es fruto de la comunión eclesial.

Los obispos de Chile, por lo tanto, valoran esta Visita Ad Limina como un momento muy importante para la vida de la Iglesia en Chile y de cada una de las diócesis. Al mismo tiempo, piden a los católicos que oren especialmente en estos días por el éxito y fecundidad de esta Visita, así como por su posterior proyección en el país, intenciones que ellos harán presente también en Roma en su propia intercesión ante el Padre Dios.

Durante su permanencia en Roma, que se prolongará hasta el 17 de Octubre, los obispos chilenos tendrán entrevistas personales con el Santo Padre y celebrarán una Eucaristía conjunta presidida por Juan Pablo II. En estos encuentros recibirán sus orientaciones acerca de la conducción de la Iglesia en Chile. A su vez, los obispos expresarán al Pontífice sus sentimientos de afecto y gratitud por su incansable trabajo apostólico y su particular preocupación por el pueblo y la Iglesia de nuestro país.

Los obispos chilenos sostendrán reuniones con la Secretaría de Estado de la Santa Sede y con las diversas Congregaciones romanas (o Dicasterios), que son relativamente equivalentes a los ministerios de los gobiernos, y con la ayuda de las cuales el Santo Padre gobierna la Iglesia. Algunas de éstas son las Congregaciones para los Obispos, para la Doctrina de la Fe, para el Culto Divino, para la Educación, para el Clero, así como los Pontificios Consejos de la Justicia y la Paz, para las Comunicaciones Sociales, para la Familia, para los Laicos, de la Cultura y para América Latina.

En medio de esta Visita, el día 6 de octubre, los pastores se trasladarán a la ciudad de Asís, cuna de San Francisco, donde harán un retiro espiritual, dirigido por el Padre carmelita Jesús Castellanos, hasta el miércoles 9, para retomar posteriormente sus actividades en la Santa Sede.

Durante su estada en Roma, los obispos concelebrarán la Eucaristía en las cuatro Basílicas Mayores de la Ciudad Santa. En primer lugar en el Altar de la Tumba del apóstol San Pedro en la Basílica Vaticana y luego en las Basílicas de San Pablo Extramuros, San Juan de Letrán, antigua sede de los Pontífices, y Santa María la Mayor.

El día 6 por la mañana los Obispos que puedan hacerlo concurrirán a la ceremonia de canonización del Beato Josemaría Escrivá de Balaguer, a la que han sido invitados.

Permanecerán en Chile el Obispo de Linares, monseñor Carlos Camus, por razones de salud, y el Obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Sergio Valech.



Santiago, 26/09/2002