/
/
/
/
/
/
   
Reconstrución de los Templos en Iquique
Sabado 03 de Septiembre del 2005
  
A casi tres meses del terremoto que azotó el norte grande de Chile, y que azoló a los pueblos del interior de la provincia de Iquique el pasado 13 de junio, la Iglesia se ha hecho presente en los diversos sectores de las localidades más dañadas, en tres grandes áreas: primero apoyo espiritual, donde los distintos entes pastorales; sacerdotes, religiosas, diáconos y los jóvenes de las distintas comunidades han llevado la palabra de fe y esperanza a los hermanos andinos. Segundo, apoyo inmediato en ropa y víveres, que luego gracias a las rápidas gestiones de Cáritas Chile fue posible aumentar y extender a los distintos pueblos dañados.

Tercero, el Obispado de Iquique instauró la Oficina Diocesana de Apoyo a la Restauración Terremoto (ODART), la cual trabaja en la realización de proyectos para la reconstrucción de las casas curiales y también se ha ocupado de los aspectos sociales y de primera necesidad que han requerido los pobladores afectados., además de hacer efectiva la entrega de diversos enseres aportados por el Organismos de Naciones Unidas, y alimentos, agua y abrigo que algunas instituciones privadas, la Iglesia de todos Chile y muchas personas generosas hicieron llegar hasta estas oficinas. También se constituyó la Comisión Reconstrucción de Templos Andinos, cuya labor es constatar los daños estructurales de las Iglesia y hacer la evaluación correspondiente.

Financiamiento

El trabajo que se está realizando, sobre todo en la búsqueda de caminos para la reconstrucción de los templos y también para apoyar a las comunidades, “es una labor tremendamente ardua y agotadora, pero lo estamos haciendo con mucha fe y esperanza. Damos gracias a Dios por las posibilidades que hemos tenido de poder encontrar financiamiento para los templos, y tenemos muy pendiente el continuar buscando financiamiento para los templos que faltan”, dijo Monseñor Marco Ordenes.

También señaló que actualmente están financiados los templos de Tarapacá, Matilla, pica y Mamiña. En tanto que se está viendo los de Iquiuca, Parca, Macaya, Camiña y la quebrada de mocha.

Trabajo conjunto

“El Obispado de Iquique dentro de sus posibilidades, limitaciones y pobreza que tenemos, estamos haciendo un esfuerzo muy grande para ir en ayuda de las distintas necesidades de la gente, y con un objetivo muy grande: el poder ayudar en el proceso de reconstrucción y de entusiasmar dicho proceso”, aseguró el Administrador Diocesano Monseñor Marco Ordenes Fernández.

En su argumento, dijo que “lo estamos haciendo, con gestión de apoyo, con la coordinación de los distintos comités de los pueblos y con el seminario Reconstruyendo con la Madre Tierra que realizaremos entre el 8 y 10 de septiembre con la ayuda de mucha gente, y el financiamiento de la Organización de las Naciones Unidas, porque este es un trabajo de conjunto”.

“Los templos, que se demoraron tanto años en construirse, no se pueden reconstruir en un par de meses. Esto es un desafío también para buscar las mejores técnicas y formas, para que lo que hagamos se prolongue en el tiempo, y no sea una cosa que tengamos que lamentar más tarde”, dijo y finalizó con “un llamado a que las comunidades de los pueblos afectados mantengan la calma, y aprendamos a buscar juntos los camino que realmente nos ayuden a tomar las mejores decisiones, y eso pasa por buscar y desarrollar la paciencia y no perder las esperanza en el Señor Jesús”.

Fuente: Comunicaciones Iquique


IQUIQUE, 03/09/2005