/
/
/
/
/
/
   
Este domingo 5, serán entregadas a la comunidad y su primer repique será para la Vigilia de Pentecostés, el próximo 18 de mayo.
Un regalo para la ciudad: Iglesia Catedral de Antofagasta contará con nuevo campanario

Desde este sábado 4 de mayo a partir de las 14 horas, las tres más grandes serán exhibidas al público en la Plaza Colón, y mañana domingo 5 de mayo, Monseñor Pablo Lizama Riquelme, encabezará una ceremonia litúrgica para su bendición, desde las 13.30 horas.
Sabado 04 de Mayo del 2013
  
Por iniciativa del Arzobispo de la Arquidiócesis, Pablo Lizama, se comenzó un largo proceso para concretar este anhelado proyecto y sueño para los antofagastinos: contar con un campanario totalmente remodelado y con un carillón funcionando en la torre del principal Templo de la ciudad. Para lograr esto, se coordinó un equipo de empresarios, El Mercurio y el Municipio de Antofagasta, quienes ayudaron a reunir el dinero necesario para mandarlas a fabricar, lo que finalmente sucedió en marzo del 2012, cuando se encargaron a la empresa alemana, Rudolf Perner Gmbh & Co.
De este modo, las tres campanas mayores, serán primero exhibidas al público este sábado 4 de mayo, desde las 14:00 horas en la Plaza Colón. Para mañana 5 de mayo, serán bendecidas por el Arzobispo de Antofagasta, Pablo Lizama en una ceremonia en las afueras de la Catedral, que comenzará luego de finalizada la misa de las 12.30 horas.
Posterior a ello, y para celebrar la Vigilia de Pentecostés, el sábado 18 de mayo entre las 22:30 a 23:00 horas, serán “echadas al vuelo”, y desde el campanario, emitirán por primera vez las hermosas melodías con las que fueron diseñadas.

Campanario
El nuevo campanario, está compuesto por tres grandes campanas, cuyos nombres son: San José, Doctor Rendic y el Beato Juan Pablo II. Cabe recordar, que los nombres, fueron elegidos por los mismos feligreses, los que votaron para decidir como denominarlas con un carácter representativo para la ciudad. A estas tres se suman otras nueve campanas pequeñas, que serán las encargadas de “cantar” la música que escuchen los antofagastinos.
Para poder asegurar la instalación de estas doce campanas, fue necesario restaurar el campanario de la Iglesia Catedral, para que el lugar estuviera acondicionado para recibirlas, y no arriesgar complicaciones en su instalación y mantención. Este trabajo se llevó a cabo con la ayuda de la Universidad Católica del Norte y distintos empresarios.


Detalles técnicos

Cabe señalar, que las doce campanas están construidas en base a cobre, estaño y níquel. Las medidas respectivas de las tres más grandes son; mil 60 kilos, 350 kg. y 250- Mientras que el peso de las nueve pequeñas fluctúa entre los 180 hasta los 27 kilos. Las que están calibradas en base las notas musicales Mi, Si, Sol y Do sostenido. Su principal característica, es que su función será ejecutada por un circuito electromecánico y programadas por un software llamado Apollo II, así tocarán en cada acto de importancia para el mundo católico, melodías muy representativas del repertorio popular tales como; villancicos de Navidad o La Virgen del Tamarugal
El nuevo campanario, se logró gracias a una campaña encabezada por el periódico local El Mercurio de Antofagasta. Se unieron empresas locales ligadas al mundo de la minería. Finalmente, se contó con la colaboración del municipio antofagastino, y entre todos los aportes se alcanzó cerca de 140 millones de pesos.


¿Por qué se decidió cambiar las campanas?

Primero, porque desde el año 2006, las tres campanas antiguas, que fueron hechas entre los años 1848 a 1906, ya habían dejado de cumplir su función. También, se necesitaba contar con un campanario que llame la atención de los antofagastinos en fechas importantes, como ser un punto de atracción turística. Así lo comentó Monseñor Lizama “hay tanta gente que está de paso por trabajo, que oigan unas bonitas campanas, es una manera de atraer más gente a nuestra ciudad. Las campanas desde hace siglos, han simbolizado culturalmente el poder congregar y convocar al Pueblo de Dios, en tiempos que ni siquiera existían relojes, el sonido de éstas avisaba las distintas actividades y momentos de nuestra vida”.
Acerca de su aporte para la Iglesia de Antofagasta, señaló, “es una manera artística, hermosa de convocar a las personas, no sólo para las misas, sino también, para Navidad, Año Nuevo, conmemorar la hora que se hundió la Esmeralda, o también avisar de fallecimientos, casamientos, un sonido que nos acompañará en las tristezas y alegrías de la Vida”.

Fuente: Comunicaciones Antofagasta


Antofagasta, 04/05/2013

 
Galerías Fotográficas