/
/
/
/
/
/
   
Campaña contra la Iglesia en el Censo
Lunes 14 de Enero del 2002
  

Una campaña para perjudicar a la Iglesia Católica en el próximo Censo Nacional de Población denunció el Obispo de Temuco y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Manuel Camilo Vial Risopatrón.

El prelado señaló que, por la vía del correo electrónico, usando un sistema similar al de las "cadenas" realizadas a través de bases de datos, se está incitando a las personas a que no se reconozcan como católicas cuando sean interrogadas durante el Censo nacional que se realizará en abril próximo. "La comunicación, redactada con mucha astucia, según lo señalado por el pastor, formula preguntas a las personas en el sentido de si son estrictamente practicantes de todas las exigencias de la fe de la Iglesia, y si la respuesta es negativa las invita a que respondan negativamente en el Censo cuando les pregunten si son católicos. Como si el Censo en esta materia fuera para juzgar la calidad de la práctica religiosa en vez de saber cómo se reconoce la población en cuanto a la religión".

El obispo agregó que "esta es una campaña muy maliciosa pues hace pensar que, en beneficio de la verdad, uno no debe reconocerse como católico si es que no cumple con una serie de disposiciones de la fe. Pero todos sabemos y experimentamos que nadie es perfecto y que la fe puede vivirse y experimentarse en muchos grados y de muchas maneras, desde la fe sencilla recibida de nuestros padres y que suele expresarse en la religiosidad popular, hasta la más elaborada de quienes han tenido oportunidad de formarse mejor y seguir un camino de espiritualidad creciente." Agregó que, "por lo demás, las situaciones de debilidad y de pecado están siempre presentes en todos los seres humanos, y es justamente esto lo que explica el cristianismo y que es de la esencia de la fe católica, pues por eso el Señor Jesucristo viene a rescatarnos y salvarnos ofreciéndonos el camino del evangelio como un recorrido que poco a poco nos lleva hasta el Padre de los cielos, de manera que nadie puede decir que deja de ser católico si ha fallado en la práctica de su fe".

"Por otra parte, señaló monseñor Vial, a este atentado contra una de las bases culturales de nuestra patria se agrega el hecho que hace un tiempo se recibió información de que determinados grupos estaban realizando una campaña deliberada para inscribir jóvenes censistas pertenecientes a sus creencias religiosas con el fin de influir para que los resultados del Censo les favoreciera en perjuicio de la Iglesia Católica".

Finalmente, el obispo formuló un llamado a todos los católicos a "no dejarse llevar por estos cantos de sirena y a expresar con decisión y valentía la fe en la que fueron bautizados, cualquiera sea su situación de cumplimiento con ella".



Santiago, 14/01/2002