/
/
/
/
/
/
   
Siervas de Jesús Sacramentado
Calama recibió a cuatro nuevas religiosas
Jueves 15 de Septiembre del 2005
  
Su bienvenida oficial a la ciudad de Calama ofreció la Prelatura de esta ciudad a cuatro religiosas mexicanas pertenecientes a la Congregación Siervas de Jesús Sacramentado quienes desde hoy se integrarán a la labor pastoral y de acompañamiento espiritual en la Parroquia Nuestra Señora Guadalupe de Ayquina y en el Colegio Juan Pablo II.

La recepción fue celebrada con una Eucaristía presidida por el Obispo Guillermo Vera Soto junto a directivos, profesores, padres, alumnos del establecimiento e invitados especiales quienes adhirieron a la alegría de la Iglesia de Calama por la bendición de contar con nuevo personal consagrado. Asimismo agradecieron a Dios por este tiempo que coincide con un nuevo aniversario patrio.

Monseñor Guillermo Vera, expresó el saludo de los habitantes de la Prelatura a las religiosas; Berta Hernández Garcia, María de Lourdes Guadarrama, Aurora Santos Rosales y Sofía Conti Martínez por aceptar la invitación de venir a trabajar entre nosotros y acompañar la vida de nuestros niños y jóvenes, de quienes queremos que conozcan al Señor, dijo.

En ese mismo sentido el Obispo, resaltó en estas Fiestas Patrias el trabajo de tantos hombres que han hecho esfuerzos generosos por engrandecer la nación y que reconocemos como nuestros héroes, pero también hay hermosos ejemplos –dijo- de quienes con su vida, palabra y mensajes iluminan a la humanidad entera y ellos son santos, como Santa Teresa de Jesús y muy pronto por el Santo Padre Alberto Hurtado.

Junto a los héroes y santos a quienes se les asigna un lugar especial, el pastor reconoció a los héroes anónimos y generosos que se olvidad de si mismo pensando en los demás y que luchan día a día por sacar a adelante a su familias. Es en este colegio –señaló- donde se forman y educarán a esos héroes de cada día, donde se aprende que a pesar de las diferencias se puede seguir siendo amigos, compartiendo y aprendiendo en la sala de clases, para ser personas.

Finalmente el monseñor Guillermo Vera, pidió que el Colegio que lleva el nombre de Juan Pablo II, tenga como meta el espíritu de ese hombre que amó a Dios por sobre todas las cosas, que tenía gran dedicación por la oración, que nos enseño el perdón, de lo que significa servir y buscar al Señor. Ese debe ser la tarea en la formación de estos niños y jóvenes que se educan en el establecimiento.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 15/09/2005