/
/
/
/
/
/
   
Ordenación sacerdotal en parroquia de Lontué

En la parroquia San Bonifacio de Lontué, el sábado 08 de junio, se celebró la ordenación sacerdotal de David Martínez González, religioso de la congregación Misioneros Servidores de la Palabra.
Martes 11 de Junio del 2013
  
La Eucaristía fue encabezada por el obispo de Talca, Monseñor Horacio Valenzuela, quien en la homilía manifestó que este nuevo presbítero es un beneficiado especial del Señor: “Así en el contacto con la fuente del amor y de la vida nos convertimos en servidores del Reino. Cada uno de nosotros nos convertimos como esas pequeñas acequias que riegan el mundo endurecido por el desamor y el pecado. Acequias que riegan este mundo endurecido por la violencia y la injusticia, por la soledad y la exclusión de tantos de los bienes de la tierra. Sin la presencia de Dios el mundo se va llenando de grietas, como los suelos secos que se van quebrando; grietas que separan y rompen la unidad que tanto quiere Dios”.

“Esta es la alegría de nuestra vocación. Como servidores hemos sido llamados a gastar la vida entera para anunciar la Palabra de Dios. Misioneros Servidores de la Palabra todos nosotros. Gastar la vida para ofrecer a Cristo porque Él es el agua que cierra las grietas, Él es el agua que hace fecundo el suelo”.

“En este día, por medio del Espíritu Santo y la oración de la Iglesia, nuestro querido hermano David será ungido sacerdote para prolongar la vida de Cristo que es vida de servicio, especialmente para los más pobres, tristes, enfermos, para aquellos que no importan en el mundo. El Señor lo capacitará con su Espíritu para que con sus palabras y sus gestos pueda ofrecer la Eucaristía. Hoy, el Señor, por medio del Espíritu Santo, sellará su alma para que pueda consagrar el pan y pueda perdonar, dos acciones esenciales para que la vida de Dios crezca y avance”, indicó el Pastor.

Después de la homilía vino el momento de la ordenación, marcado principalmente por la postración de David en el suelo, y la posterior imposición de manos de Monseñor Horacio Valenzuela, en la cabeza del nuevo sacerdote.

Al concluir la Misa, el padre David Martínez afirmó que “esta vocación es para que todos aquellos a los que el Señor pone en mi paso se encuentren con Él. Y en ello encuentren la felicidad, y en la felicidad de todos ustedes está la mía. Doy gracias a Dios por la Diócesis de Talca, sus sacerdotes, por el ejemplo de fraternidad que demuestran. Gracias a mi comunidad de los Misioneros Servidores de la Palabra y a la comunidad parroquial de Lontué que me ha acompañado durante mi diaconado”.

Hay que indicar que David Martínez es de nacionalidad salvadoreña, y es hijo de Leonidas y de Alba Margarita. Después de estudiar en la Escuela Nacional de Agricultura viajó a Estados Unidos, donde conoció a los Misioneros Servidores de la Palabra; ahí realizó durante un año la experiencia de evangelizar como laico a otros laicos.

Más tarde comenzó sus estudios de filosofía y teología siendo ordenado diácono el 16 de junio de 2012, en México. Llegó a Chile y específicamente a Lontué el 3 de julio de 2012 por lo que sirve pastoralmente en esta parroquia hace casi un año.

Cabe mencionar que los Misioneros Servidores de la Palabra hace varios años acompañan a la comunidad de Lontué, ubicada en la zona pastoral de Curicó Rural, en la Diócesis de Talca.

Fuente: Comunicaciones Talca


Lontué, 11/06/2013

 
Galerías Fotográficas