/
/
/
/
/
/
   
Iniciativa misionera con privados de libertad:
“Un Canto de Esperanza” sin cadenas

Durante cerca de un año, el padre Mauricio Valdivia Gallardo, junto a su hermano Marcelo, de la productora Xto Joven, y la religiosa María Luz Treupil, de la Pastoral Penitenciaria de Antofagasta, formaron un coro en la Cárcel y terminaron grabando un disco de música católica interpretado por los mismos reclusos. Con los fondos recaudados quieren ayudar especialmente a aquellos que pagan condena y que no tienen familia. El mayor sueño es formar un sala de música al interior de Centro de Retención para continuar adelante con esta misión.
Jueves 26 de Diciembre del 2013
  
El padre Mauricio cuenta cómo se originó este proyecto.

“Este trabajo nace de la inquietud y el desempeño pastoral de la hermana María Luz Treupil con los internos de la Cárcel de Antofagasta. Al formar un coro ella vio la posibilidad de materializar este trabajo en un disco que permitiera trascender los muros de la cárcel y mostrar “Un canto de esperanza” (nombre del CD) de estos hermanos preferidos de Dios”.

¿Cómo reaccionaron los privados de libertad ante esta propuesta?

“Con mucha alegría. Para ellos fue una posibilidad de sentirse útiles, de no sentirse condenados y de encontrar refugio por parte de Dios y su aceptación. Muchas veces les escuché decir que Dios los quería mucho y es por eso que creo que pusieron tanto empeño, incluso mucho más que talento que nos pudo faltar”.

¿Fue muy difícil comenzar?

“El primer desafío fue solicitar los permisos para entrar con los equipos necesarios a la cárcel como micrófonos, computadores y otros instrumentos especializados. Luego, el lugar físico usado para las grabaciones era una sala de clases con ningún tipo de acondicionamiento para grabar y que más encima tenía al lado del taller de carpintería que con el ruido que generaba dificultó todavía más las cosas. Sin duda todo esto condimenta y enriquece este CD que es para el Señor”.

¿Cómo vivieron este proceso los internos?

“Era impresionante ver el cariño con que cada uno interpretaba un canto dedicado a Dios. Ellos están cumpliendo sus condenas y desde esa realidad le cantan a Dios sin miedo, sin vergüenza, entregándonos una verdadera lección pues un corazón enamorado canta sin medir calidad, profesionalismo, afinación, ni nada, simplemente canta desde el corazón”.

¿Entonces ellos también los misionaron a ustedes?

“El sólo hecho de que canten con tantas ganas me cuestiona, pues en cuantas Eucaristías he visto que la gente ya ni canta, y vive en libertad a diferencia de ellos. En este disco en cambio, oímos y sentimos una fuerza renovadora, pues los cantos son del repertorio tradicional, pero lo cantan con fuerza y con amor. Estos hombres son misioneros con su canto ya que ellos, que ahora están pagando condena, nos ofrecen a nosotros “Un canto de esperanza”. Creo que esto nos llama a tomar conciencia de que todos estamos llamado a la misión, estemos donde estemos, nadie está excluido”.

¿Por qué misionar a través de la música?

“Debemos considerar que la música es maravillosa y cautiva, por otra parte, el mensaje de Cristo también. Ahora, si mezclamos ambos logramos un fuerza increíble que sin duda nos aporta en la misión con nuevos métodos tal como nos está invitando la Iglesia en la actualidad. La música es un lenguaje universal cargado de muchos sentimientos que nos ayuda en la evangelización y que no pone limites, pues con ella podemos llegar a todos los rincones y cantar de Dios”.

¿Cómo se continúa con esto para que sea una misión permanente y no acabe con el disco?

“Este coro de internos sigue animando las Eucaristías y el CD es simplemente un testimonio de lo que el Señor es capaz de hacer con nosotros, pues ellos no son cantantes profesionales, ni yo soy ingeniero en sonido, soy cura, pero hago esto con amor junto a mi hermano, para que se vea que cuando amamos a Dios, él hace cosas increíbles con nosotros”.

¿Qué se pretende hacer con los fondos?

"La hermana María Luz es la que está a cargo de la recaudación y ella quiere ayudar especialmente a aquellos reclusos que no tienen familia o que la tienen muy lejos y no reciben nada. Por otra parte, está el sueño de implementar una sala de música al interior de la cárcel, con instrumentos de distintos tipos, para hacer talleres y desarrollar aún más todas estas actividades relacionadas con la música y la misión. Esperamos que quienes puedan oír este CD sientan la fuerza y el espíritu con que se ha trabajado, y el bien que se puede hacer”.

Este CD se puede adquirir contactándose directamente con la hermana María Luz Treupil Q. SSA. Su correo es: mariluzt06@yahoo.es y su celular: +56 9 62567079 o conmigo, Pbro. Mauricio Valdivia: mvaldiviagallardo@gmail.com, celular +56 9 84400212.

"Un Canto de esperanza"

(Coro pastoral penitenciaria Antofagasta)

1.- Un canto de esperanza

2.- Alma misionera

3.- En tu nombre echaré las redes

4.- Oración de entrega

5.- Pescador de hombres

6.- Maestro bueno

7.- Y yo le resucitaré

8.- Sígueme

9.- Resucitó

10.- Al caer la tarde

11.- Reina del Tamarugal

Fuente: www.iglesiaenmision


Antofagasta, 26/12/2013

 
Galerías Fotográficas


Videos
- CD