/
/
/
/
/
/
   
Hermosa jornada de amistad y celebración
Masivo encuentro congregó a cientos de Animadores y Catequistas junto al Pastor

Este encuentro nace en la vida diocesana hace muchos años, incluso originalmente eran dos, lo que con el tiempo se determinó festejar ambos.
Lunes 31 de Octubre del 2005
  
La localidad de Los Sauces, fue centro del encuentro diocesano de animadores y catequistas, que se efectuó el sábado 29 de octubre, como una forma de agradecer por el trabajo que realizan en las parroquias y comunidades.

“Hay algunos de ustedes que llevan muchos años sirviendo en la Iglesia y otros menos, lo importante es que todos hemos sido llamados por Dios, con nuestras virtudes, con nuestros defectos, para anunciar su Reino”, dijo el Pbro. Marcos Salort, quien animó la jornada.

El presbítero Mardoqueo Valenzuela, quien impartió un tema de formación sobre el Año de la Eucaristía, señaló “detrás de este encuentro hay un valor muy grande, ya que al pensar que detrás del rostro de cada uno de los que estamos acá, hay una cantidad de gente que va conociendo y aprendiendo a amar al Señor, también, creciendo en la vida de la fe… Cristo está haciendo su obra a través de nosotros”.

Monseñor Manuel Camilo, quien venía llegando desde Roma, fue recibido con una gran ovación, al ingresar al gimnasio municipal de la localidad de Los Sauces, donde compartió junto a los cerca de 900 animadores y catequistas, su experiencia en la canonización de San Alberto Hurtado, quien además estuvo en una audiencia junto a SS Benedicto XVI, al que tuvo la oportunidad de saludar y entregarle un regalo del pueblo mapuche, “le conté que era del Sur y él me preguntó si pasaba frío, yo le dije que el calor humano era muy grande por acá”, manifestó el padre obispo, cuyas palabras fueron acogidas entre muchos aplausos.

Posteriormente, se realizó una procesión por las principales calles de Los Sauces, finalizando el encuentro con una hermosa Eucaristía presidida por el Pastor y miembros del Clero diocesano.

Fuente: Comunicacione Temuco



Temuco, 31/10/2005