/
/
/
/
/
/
   
Obispo de Copiapó: "El centro de la vida y del ministerio de cada sacerdote debe estar en la persona del Señor"

Así lo dijo Monseñor Gaspar Quintana en su homilía, durante la Misa Crismal celebrada este Miércoles Santo en la Catedral de Copiapó.
Jueves 17 de Abril del 2014
  
Citando Aparecida, el Pastor dijo que "los sacerdotes han sido llamados por el Dios de la vida para ejercer un sacerdocio ministerial, al estilo de Jesús, sirviendo como pastores a la gente, en la vida cotidiana de la humanidad". También recordó las palabras de Benedicto XVI cuando señaló que “nuestra mayor amenaza es el gris pragmatismo de la vida cotidiana de la Iglesia en el cual aparentemente todo procede con normalidad, pero en realidad la fe se va desgastando y degenerando en mezquindad". "A todos nos toca recomenzar desde Cristo, -continuó- reconociendo que no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida, y con ello, una orientación decisiva.”

En su mensaje, don Gaspar agregó que "en el centro de la vida y del ministerio de cada sacerdote y de cada presbiterio, reunido con su Obispo, debe estar siempre la persona del Señor Crucificado y Glorioso" y destacó que "en la realidad de nuestra Iglesia en Atacama tenemos una importante tarea que realizar para amar, orar y servir en nuestra vida personal y ministerial como reales testigos del Señor”.

Basándose en la Evangelii Gaudium del Papa Francisco, el Obispo mencionó cuatro puntos para revisar las homilías. En primer lugar, "en la homilía es Dios quien quiere llegar a su pueblo a través del predicador. En segundo lugar llamó a tener en cuenta que "tanto el sacerdote como los fieles deben tener claro que la homilía tiene un valor especial dentro de la Eucaristía por ser este sacramento “el momento más alto del diálogo entre Dios y su pueblo". En tercer término, "se debe estar claro que la homilía, “debe ser breve y evitar parecerse a una charla o a una clase.” Y por último, "el Papa propone que la homilía deber ser como “la conversación de una madre con sus hijos.” El Obispo invitó a los sacerdotes a revisar "nuestro servicio de la Palabra a través de la homilía".

En la parte final de sus palabras, un emocionado Obispo agradeció "de corazón toda la fiel y abnegada colaboración de Uds. en el pastoreo del pueblo de Dios". También les pidió perdón "por todas mis deficiencias y limitaciones en la conducción de esta querida Iglesia diocesana y les animo a ser fieles y entusiastas colaboradores con el futuro Obispo que el Buen Pastor tiene preparado para el servicio de su pueblo en estas tierras". Concluyó agradeciendo a toda la asamblea "por todo el apoyo, la colaboración y la comprensión que ofrecen a nuestros sacerdotes y Diáconos permanentes en los distintos aspectos de su vida y ministerio, siendo tan pocos para una gran población de este extenso territorio de la Región de Atacama".

Luego de la homilía, tuvo lugar la renovación de las promesas sacerdotales de los presbíteros, momento que culminó con un saludo y un abrazo fraterno del Obispo a cada uno de los sacerdotes.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 17/04/2014

 
Galerías Fotográficas