/
/
/
/
/
/
   
Tras las huellas del Cura de Ars

En el día en que la Iglesia recuerda a San Juan María Vianney, sacerdotes y diáconos de la diócesis de Villarrica se reunieron en el Salón Kolping para celebrar la memoria de su santo patrono.
Lunes 04 de Agosto del 2014
  
Los consagrados participaron de la exposición “Tras las huellas del Cura de Ars”, dictada por el P. Carlos Díaz, rector del Seminario Mayor de Getafe, quien compartió el legado de San Juan María y su ejemplo de inspiración para vivir a diario la vocación.

El presbítero español, que se encuentra hace algunas semanas en el país acompañando a jóvenes misioneros de su diócesis, señaló a los consagrados que “ser sacerdote es maravilloso, lo era hace siglos y lo es en el presente, es maravilloso en Chile, en España y en todo lugar. Estoy convencido que el Señor quiere muchos santos sacerdotes humildes y alegres, que oremos de rodillas por la conversión y que podamos llegar a quienes están alejados”.

“El sacerdocio es el amor del corazón de Cristo”

Recordando esta sentida frase del Cura de Ars, el P. Carlos manifestó a sus hermanos que “muchas personas tienen derecho a la sonrisa de un sacerdote…Debemos pedirle a San Juan María Vianney que nos conduzca a la Eucaristía. Que recibamos también el perdón de nuestros pecados, que podamos llevar esperanza al mundo sin palabras vacías y que podamos formarnos en el mundo entero apasionados por Cristo.

Agregando que “la causa del relajamiento del sacerdote está en que no dedica la suficiente atención a la Misa. Ahí está nuestra lucha. Donde podamos decirle al Señor aquí tienes mi pobre vida, mi pobre humanidad para que puedas bendecirme y darte gracias. Es fantástico ser sacerdote, no tendremos suficiente eternidad para agradecer”.

Unidos en oración

En este encuentro de fraternidad eclesial Mons. Francisco Javier Stegmeier presidió la Santa Misa, acompañado por Mons. Sixto Parzinger, obispo emérito de Villarrica.
“Esta fiesta del Santo Cura de Ars nos invita a que realmente pongamos nuestra fe y fundamentos en Cristo. Hay tormentas fracasos calumnias que nos acompañan en la tierra, pero mientras estemos bien firmes en el Señor vamos a estar fortalecidos. El mundo necesita más que nunca la fe en Cristo y su mensaje salvador”.

Los sacerdotes pidieron con especial intención por el regreso de la paz en Medio Oriente y Ucrania. Por los consagrados de nuestra diócesis que se encuentran enfrentando dificultades de salud y por la memoria de los sacerdotes que con su testimonio contribuyeron a la espiritualidad de nuestras comunidades.

Fuente: Comunicaciones Villarrica


Villarrica, 04/08/2014

 
Galerías Fotográficas