/
/
/
/
/
/
   
XXIII Congreso diocesano de Educadores Católicos de Melipilla

Con la presencia de más de 500 educadores de la diócesis de Melipilla y el apoyo de EducaUC, se realizó el Congreso de Educadores Católicos en Talagante.
Domingo 03 de Mayo del 2015
  
Más de 500 educadores de la diócesis de Melipilla llegaron el sábado 25 de abril al colegio Carampangue, para participar en el XXIII Congreso diocesano de educadores Católicos, “La inclusión escolar, tarea de todos”,que contó con el valioso apoyo de EducaUC.

Luego de un cálido recibimiento por parte del personal del colegio sede, los educadores celebraron la Eucaristía presidida por nuestro obispo, Mons. Cristián Contreras Villarroel.

En su homilía don Cristián dirigió palabras especiales a los profesores y educadores católicos, indicándoles que deben educar hacia un proyecto de ser humano en el que habite Jesucristo: “Hay muchos aspectos en los que se educa y de los que consta el proyecto educativo. Hay muchos valores, pero estos valores nunca están solos, siempre forman una constelación ordenada explícita o implícitamente. Si la ordenación tiene como fundamento y término a Cristo, entonces esta educación está recapitulando todo en Cristo y es una verdadera educación cristiana; si no, puede hablar de Cristo, pero corre el riesgo de no ser cristiana” (Aparecida, 332).

El Congreso fue dictado por Pamela Galloway Rillón, coordinadora de formación de los colegios Educa UC, llevaba en nombre de en donde se habló de los principios de la educación inclusiva, en donde todos los niños se benefician con la colaboración y cooperación entre su casa, la escuela y la comunidad, entre otros.

La expositora indicó que “la educación inclusiva le permite al niño permanecer con su familia y asistir a la institución educativa cerca de su casa como lo hacen los demás compañeros, lo cual es vital para su desarrollo. Lo importante de esto es darnos cuenta que cada niño, independiente de su condición física o cognitiva necesita este trato especial, y que la discapacidad no debe ser la razón para darnos cuenta, que todo niño tiene derecho a ser tratado como un ser único e irrepetible, y por ende, tiene necesidades especiales solo por el hecho de ser persona”.

Al finalizar la exposición del tema, los educadores tuvieron un momento de esparcimiento con la presentación del grupo de mariachis “Luz de luna”, momento en que los que los educadores aprovecharon de compartir antes de la finalización del Congreso.

Nuestro obispo llamó a trabajar decididamente en esta hermosa tarea, en la cuque no basta hablar de Cristo, sino que hay que ser verdaderamente cristianos.

- Ver texto completo de la homilía

Fuente: Comunicaciones Melipilla


Melipilla, 03/05/2015