/
/
/
/
/
/
   
Los Ángeles dio la bienvenida a Mons. Felipe Bacarreza
Domingo 12 de Marzo del 2006
  
Un gran acontecimiento histórico en la existencia de la Iglesia Católica en Los Ángeles, fue el que se vivió este domingo 12 de marzo, en la capilla del Salto del Laja, cuando el nuevo Obispo de la diócesis de Santa María de Los Angeles, realizó la entrada solemne a su jurisdicción en medio del saludo afectuoso de la comunidad, expresado en la presencia de diversas autoridades civiles y uniformadas de la zona, que le esperaban en el Salto del Laja y luego en la Catedral.

Con una recepción en la capilla de Nuestra Señora del Salto, repleta de fieles, monseñor Felipe Bacarreza ingresó a la ciudad como obispo titular de la Diócesis de Santa María de Los Angeles, donde cumplirá la misión encomendada especialmente por el Papa Benedicto XVI el pasado 6 de enero.

Tal como estaba programado, el nuevo pastor de la Iglesia diocesana llegó al Salto del Laja, puerta norte de la comuna, exactamente a las 15:30 horas. Ahí recibió una calurosa bienvenida de parte de las autoridades locales y los fieles quienes le agradecieron haber elegido la capilla para hacer su ingreso a la diócesis. La preparación de esta actividad estuvo a cargo de la parroquia del Perpetuo Socorro, de la cual depende esa capilla.

La emoción más notable se vivió en el esquinazo ofrecido por el Conjunto folclórico del Salto del Laja, grupo que representó a los habitantes del sector rural de la zona y las tradiciones de nuestra tierra. Asimismo, a través de la música chilena quisieron expresar un sincero saludo de bienvenida a nombre de los esforzados campesinos de la zona.

“Es que la alegría de tener un obispo significa el amparo de Jesús. Un Obispo es un auténtico sucesor de un apóstol. Cristo funda la iglesia haciendo la piedra fundamental de ella a San Pedro y los apóstoles fueron los primeros Obispos. Estamos contentos”, aseguró Juan Lavín, domiciliado en el sector rural de la comuna de Laja.

Luego de elevar una oración especial en la capilla del Salto del Laja y tras recibir la bienvenida del alcalde de Los Angeles, Joel Rosales Guzmán, monseñor Felipe Bacarreza Rodríguez agradeció a cada uno de los feligreses las múltiples expresiones de cariño.

Argumentó que “esta Diócesis tiene un alto honor que me llena de alegría. De tener un nombre mariano y tener su nombre dedicado a Los Ángeles, seres que tenemos que conocer por su espiritualidad que los lleva a estar siempre en la presencia de Dios y con obediencia a Dios. El hecho que esta Diócesis lleve su nombre compromete a reconocer quienes son Los ángeles y a imitar esa disponibilidad que tienen ellos a la voluntad de Dios. Reitero mi alegría de tener este gran encuentro con ustedes. Muchas gracias”.

La diócesis mariana

“Antes he venido de paso; ahora estoy para quedarme. Confío en Dios por esta nueva misión que me ha encomendado”. Con esas palabras, monseñor Felipe Bacarreza expresó los sentimientos de gratitud al señor en los momentos de ingresar a la Diócesis de Santa María de Los Angeles.

Por ello, enfatizó en la capilla que su tarea esencial es anunciar el evangelio del señor. “Esa es mi misión y para eso me nombró el Santo Padre”. Agregó que “yo sé de los fieles de la Diócesis y tengo una referencia de una Iglesia muy viva y activa. A ellos les pido que sean siempre muy fieles al señor y muy devotos”, dijo, al ofrecer su primer mensaje a los fieles católicos de Santa María de Los Angeles.

En tanto, el jefe comunal, Joel Rosales Guzmán, manifestó su alegría en una verdadera fiesta de gratitud al señor. “Tengo una felicidad muy grande y por mi condición de alcalde católico expreso nuestro afecto, aprecio y todos los parabienes en su condición de Obispo de Los Angeles. Lo mismo le han venido a desear las autoridades civiles y uniformadas que han llegado hasta el Salto del Laja”.

El alcalde comprometió su ayuda para “colaborar y contribuir a que el apostolado de monseñor Bacarreza en su diócesis sea fructífera y que todos los sumemos al propósito de ayudar al prójimo. Eso él lo ha expresado muy claramente. Debemos contribuir a la paz social, dar los caminos de prudencia que hagan más saludable nuestra convivencia y que se manifieste en gestiones concretas en beneficio de nuestra comunidad”.

Para participar en la llegada del Obispo de Los Angeles, el alcalde de Cabrero, Hassan Sabag, también estuvo presente en la capilla del Salto del Laja, momento elegido para expresar su admiración frente al trabajo realizado por Monseñor Bacarreza como obispo auxiliar del Arzobispado de Concepción.

“Estamos muy contentos de poder llegar a la provincia y saludar a Los Angeles por su nuevo Obispo. Ahora no nos atenderá como comuna pero por muchos años estuvo cerca. Le deseamos mucho éxito y compartimos la alegría que sienten las personas angelinas”.


Calurosa bienvenida al nuevo obispo

Conseguir la asistencia a misa dominical de todos los fieles y promocionar el trabajo vocacional, serán dos de los principales objetivos de monseñor Bacarreza durante su permanencia al frente de la diócesis angelina. Así lo afirmó durante la misa ofrecida frente a cientos de fieles que lo vitoreaban en la catedral de Los Angeles.

Monseñor Bacarreza celebró su primera misa este domingo 12 por la tarde, al asumir su cargo como nuevo obispo de la Diócesis, ante centenares de fieles católicos congregados en la catedral de Los Ángeles, y acompañado por obispos y sacerdotes provenientes de diversos puntos del país. Durante el oficio religioso, al que también asistieron autoridades civiles y militares, y familiares del nuevo obispo, monseñor Bacarreza recibió al saludo y afecto de los diocesanos.

En sus primeras palabras como obispo diocesano, dijo que su principal desafío mientras permanezca al frente de la diócesis angelina será conseguir que todos los fieles asistan a la misa dominical, porque dijo “es una obligación de los fieles participar en la misa dominical y de los ministros el difundir la Eucaristía”. Su segundo objetivo será el de promocionar urgentemente el trabajo vocacional incisivo y completo, hablando valientemente de la vida sacerdotal, para despertar y orientar la vocación sacerdotal en los más jóvenes.

Monseñor Bacerreza tuvo palabras de reconocimiento para los obispos que le precedieron, especialmente para Monseñor Miguel Caviedes, quien dirigió la diócesis angelina entre los años 1994 y 2006, de quien dijo es el responsable de entregar un plan pastoral orgánico y por su innegable apoyo a los pehuenches y a las familias de las víctimas de la tragedia de Antuco, entre muchos otras acciones en beneficio de la comunidad. Expresó también, su admiración por Monseñor Orozimbo Fuenzalida (1970-1985), de quien destacó la formación y dotación de instituciones. Agradeció a Dios, al Papa Benedicto XVI por su nombramiento como obispo de Los Angeles. A sus familiares por el constante apoyo, a los fieles de la arquidiócesis de Concepción, a la comunidad que lo recibió con afecto.


Bienvenido a Santa María de Los Angeles

Durante la jornada, Monseñor Bacarreza recibió múltiples muestras de afecto y bienvenida. Una multitud lo esperaba a su ingreso a la catedral de Los Angeles a la que arribó en procesión por las calles del centro de la ciudad. A su ingreso al templo, recibió el aplauso de los fieles y autoridades que lo esperaban en su interior y tomó ubicación detrás del altar, donde se ubicará en adelante como obispo diocesano. Una vez allí, recibió de manos del obispo emérito Miguel Caviedes el báculo, en el simbólico traspaso del mando de la diócesis Santa María de Los Angeles, para luego presidir la misa, flanqueado por los obispos asistentes, entre ellos los dos anteriores pastores, Mons. Miguel Caviedes y Mons. Orozimbo Fuenzalida.

Previo al oficio religioso, el Párroco de Tucapel, Sacerdote Ramón Henríquez fue el encargado de dar lectura a un discurso de bienvenida en el que manifestó la disposición del la comunidad católica local, de trabajar en conjunto con el nuevo obispo y tuvo afectuosas palabras de bienvenida para monseñor Bacarreza.

Luego de finalizado el oficio religioso, escuchó la muchas muestras de afecto y reconocimiento a su labor como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Concepción, que en palabras de Monseñor Antonio Moreno, lo retrataron como una persona de especial sensibilidad y gran conocimiento “a quien no dudé en pedir como obispo auxiliar, porque como mi ex alumno, conocía de él y de su afán por aprender. Es una persona que entiende lo que lee, en el sentido de que asume con especial recogimiento, las experiencias de la vida de los santos”, dijo el arzobispo de Concepción.

El alcalde de Los Angeles, Joel Rosales, dio la bienvenida al nuevo obispo y a nombre de la comunidad que representa ofreció las llaves de la ciudad. “Bienvenido a Santa María de Los Angeles, reciba a nombre de sus habitantes, la llave de nuestra ciudad”, dijo y procedió a hacer entrega de las llaves.

Al término de la misa, Monseñor Bacarreza hizo abandono de la Catedral en medio de cientos de personas que lo esperaban a la salida del templo que por momentos le dificultaban el paso. Fueron muestras de afecto y reconocimiento para el nuevo obispo diocesano, que se retiró del lugar, en medio del saludo de los cientos de fieles que acudieron a saludarlo.

Fuente: Comunicaciones Los Ángeles - Diario La Tribuna


Los Ángeles, 12/03/2006