/
/
/
/
/
/
   
Misa Crismal de Calama
Mons. Guillermo Vera: "Sacerdotes, hombres de fe que buscamos seguir los pasos de Jesús"

Junto a la bendición de los Santos óleos, presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales.
Jueves 13 de Abril del 2006
  
Invitando a los fieles a orar por sus sacerdotes, sus actuales seminaristas junto con agradecer por los pastores llegados desde España, Colombia y Perú se celebró en la Catedral San Juan Bautista de Calama la solemne Misa Crismal, presidida por el Obispo Guillermo Vera Soto.

En la celebración se consagró el Crisma, junto a la bendición de los santos óleos con los que serán ungidos los fieles que recibirán su bautismo; los enfermos y quienes celebren el sacramento de la Confirmación durante el año, el Orden Sacerdotal y los catecúmenos.

El Obispo, Guillermo Vera centró su homilía en la función trascendental del sacerdote y el don que permite renovar en nombre del Señor, el sacrificio redentor en la celebración de la Eucaristía. Asimismo les recordó el amor de Dios que han experimentado en sus años de ministerio en las que han enfrentado alegrías y dolores, han contado con la fidelidad de Dios, pero reconoció cuantas infidelidades nuestras.

Más adelante el pastor indicó, “somos sacerdotes llamados a e enseñar, guiar y acompañar, para esto necesitamos no sólo la preparación de ocho años en el seminario, sino que a diario hemos de ir aprendiendo, ahí junto al Sagrario, delante de la cruz y en aquellos libros que nos transmiten de mejor manera la verdad.

Si queremos -les indicó el Obispo a los sacerdotes- ir invitando a nuestros hermanos a la conversión, hemos de ser los primeros en buscarla. Para que la verdad de Dios resplandezca, es necesario –dijo- seguir lo que nos enseña San Pablo. “a nadie queremos dar motivo de escándalo, así que hermanos purifiquémonos de toda mancha de cuerpo y espíritu y vayamos realizando el ideal de la santidad en el temor de Dios”.

Finalmente Mons. Guillermo Vera dirigiéndose a los fieles, les agradeció el cariño preocupación, atención y confianza en sus pastores. Asimismo les pidió orar por cada uno de ellos y por las nuevas vocaciones que surjan de la Iglesia que peregrina en el desierto.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 13/04/2006