/
/
/
/
/
/
   
Perteneciente a la Parroquia Sagrados Corazones de Peyronet en Quilpué
Se inauguró y bendijo Templo de los Sagrados Corazones de Los Perales

Estuvieron presentes autoridades civiles y religiosas, sacerdotes de los Sagrados Corazones, diáconos permanentes, seminaristas y fieles.
Sabado 26 de Septiembre del 2015
  
Una hermosa y emotiva ceremonia se vivió en la mañana del viernes 25 de septiembre con ocasión de la inauguración y bendición del templo de los Sagrados Corazones de Los Perales en el Valle de Marga Marga, comuna de Quilpué.

En varios momentos, tanto el alcalde de Quilpué Mauricio Viñambres como sacerdotes, entre ellos el Obispo Mons. Duarte, recordaron su vinculación con esta Iglesia, el sector y la presencia de los padres de los Sagrados Corazones quienes durante muchos años estuvieron en esta localidad.

La ceremonia, que tuvo dos partes, contó con la presencia de autoridades civiles y religiosas, sacerdotes de los Sagrados Corazones, diáconos permanentes, religiosas, seminaristas y fieles. En un primer momento, se efectuaron los discursos; y luego se realizó la Liturgia de Bendición del Templo al término de la que se procedió al corte de la cinta.

Mauricio Viñambres alcalde de Quilpué compartió su experiencia personal con esta Iglesia y cómo la congregación de los Sagrados Corazones marcó su historia y la de esta ciudad. “Los padres llegaron acá, trabajaron con la comunidad, se preocuparon de ella y de este sector, entregaron tierras para que ellos las produjeran”. Agregó que conversó con varias personas para ver cómo recuperábamos este espacio.

El padre José Vicente Odriozola sacerdote de los Sagrados Corazones se refirió al legado histórico patrimonial y espiritual de este Templo luego de agradecer por su restauración. “Todos sabemos que este Templo fue centro espiritual no solo de la comunidad religiosa sino también de todos los habitantes de este valle de Marga - Marga extendido hasta Colliguay. Se ha hecho mención de que muchos de nosotros recibimos la formación religiosa, espiritual y sacerdotal en esta casa y capilla. Eran tiempos hermosos, tranquilos dedicados a la oración y al estudio, al trabajo y contacto con la gente del lugar. Los hermanos que nos formamos aquí pasamos, seis, siete u ocho años casi sin salir, entonces el vínculo con la comunidad fue muy intenso y bonito”.

“Quisiéramos que esta refundación de la capilla sea el comienzo también de una nueva era de fraternidad profunda y significativa de toda la valiosa gente de este valle en torno a Jesús, a su corazón y al corazón de María. Quisiéramos que este templo continuara siendo un centro de expresión de la fe y encuentro comunitario entre la gente que trabaja y vive en estos sectores”.

Tras las palabras del Padre Odriozola, Mons. Gonzalo Duarte realizó la Liturgia de Bendición del Templo. La inició agradeciendo al Estado de Chile, al Gobierno, a tantos ministerios y a tantas personas que han colaborado, lo mismo que a las empresas que han estado a cargo de esto y a los profesionales, pero “me parece de mínima lealtad agradecer a Mauricio Viñambres porque él ha sido el gran motor para llevar adelante este proyecto”.

En su homilía, Mons. Duarte señaló que “necesitamos lugares de oración, templos, capillas, donde la comunidad pueda reunirse como en su casa; pero esto es el templo y ustedes son la Iglesia. Qué bello es que nos preocupemos de los templos pero más importante, hermanos y hermanas, es que nos preocupemos del templo de Dios que son todos los hijos e hijas de Dios. En Chile estamos haciendo esfuerzos enormes por recuperar nuestro patrimonio pero el gran desafío es restaurar la vida y la vida de comunidad para todos los hermanos y hermanas”.

“Me alegra mucho, estoy muy contento de que se restaure este templo, yo viví siete años aquí hasta el año 1965 que tuvimos que irnos, porque los terremotos de los años 1960 y 1965 dejaron en muy mal estado este lugar. Hay una relación afectiva mía con este templo, pero no puedo dejar de decir que están los otros templos que son todos los chilenos y chilenas particularmente los que viven una calidad de vida muy difícil”.

Al finalizar la ceremonia, los presentes salieron del Templo y se realizó la bendición de una placa en honor de la arquitecta señora Mariana Torrealba Schreier quien contribuyó tenazmente en la declaratoria de monumento nacional y posterior restauración de la Iglesia de Los Perales.

Historia

Un 18 de septiembre del año 1900 con la presencia del Presidente de la República Federico Errázuriz Echaurren se inaugura la Iglesia de Los Perales de la Congregación Religiosa de los Sagrados Corazones. La presencia de esta Congregación tuvo un alto impacto en la comunidad de la zona ya que además de ser guías espirituales generaron un lugar de trabajo y diversas actividades deportivas y recreativas. El inexorable paso del tiempo sumado al terremoto del año 1985 dejaron su huella en este templo el que fue quedando en el abandono. En 1986 la propiedad del templo y la casa de retiro es traspasada al Obispado de Valparaíso que años más tarde encomendaría su administración al Seminario San Rafael. Fue recién en el año 2010 cuando el alcalde de Quilpué Mauricio Viñambres toma la decisión de iniciar el proceso de restauración de este templo tras sucesivas conversaciones con párrocos locales y el obispo de Valparaíso.

Este templo pertenece a la Parroquia “Sagrados Corazones”, que tiene su sede en Peyronet 1256 Quilpué. Su Párroco es el Padre Ricardo Cáceres Lamas.

Fuente: Comunicaciones de Valparaíso


Quilpué, 26/09/2015