/
/
/
/
/
/
   
En La Serena
La familia reunida en el nombre del Señor

Más de 200 jóvenes de los colegios “La Providencia” y “Seminario Conciliar”, acompañados de sus padrinos y familiares, recibieron sacramento de la Confirmación.
Martes 06 de Octubre del 2015
  
Por la mañana fueron 105 alumnas del Colegio “La Providencia” de La Serena, mismo número se repetiría por la tarde en el Colegio “Seminario Conciliar”. Y es que en ambos establecimientos educacionales finalizaron el proceso de catequesis del presente año, con la celebración de la Confirmación de más de 200 jóvenes.

La ocasión fue propicia para que sus familias se reunieran en torno a la mesa del Padre y manifestaran su gratitud por la compañía y guía espiritual tan importante para los estudiantes. Ambas Eucaristías, presididas por el Arzobispo Mons. René Rebolledo, se realizaron en zonas seguras para evitar que alguna réplica produjera algún inconveniente. Asimismo, se hizo especial oración por aquellas familias que están sufriendo debido a la pérdida de un ser querido durante el pasado terremoto, como también por quienes se vieron afectados producto de las consecuencias del tsunami.

El apoyo y amor del núcleo familiar fue fundamental para la preparación de cada uno de los jóvenes. Y así lo manifiesta Francisca Acuña, alumna del colegio que es guiado por las Hermanas de la Providencia, “el apoyo de mi familia siempre ha sido un pilar fundamental en mi vida, especialmente en este momento que significa mucho en mi camino de fe. Además, quiero agradecer la compañía de mi madrina, como también de los catequistas que siempre nos entregaron sus conocimientos y guiaron por el camino de Dios”.

La compañía de los padrinos y madrinas también es primordial en el camino espiritual de los alumnos, ya que en ellos ven el modelo a seguir y se transforma en parte importante de su vida. En muchos casos, los jóvenes buscan este ejemplo de fe al interior de sus propias familias, como en el caso de Katherine Alfaro, quien eligió a su hermana como madrina de confirmación. “El entorno familiar marca especialmente la formación de un joven, porque con ellos experimenta el primer acercamiento a Dios. Por ello, intentaré guiarla y que aprenda, desde mi propia experiencia, a compartir y vivir en su camino de fe”, enfatizó Viviana Alfaro.

En este sentido, el Arzobispo señaló: “La semana de oración por la familia es, sin duda, una ocasión maravillosa para presentar ante el Altar del Señor plegarias por cada una de nuestras familias. Estas oraciones sean principalmente acciones de gracias, dado que tanto hemos recibido de ellas. Luego, conviene orar igualmente para que las familias tengan la audacia y el coraje de responder a los desafíos que enfrenta hoy esta institución tan apreciada y, a la vez, expuesta a una cultura que la invade, también de anti-valores como sabemos, con efectos nefastos. Es importante, por otra parte, que las familias puedan aunarse en nuestras comunidades, que se integren plenamente en la Pastoral Familiar Arquidiocesana. En nuestra actuales Orientaciones Pastorales 2015-2022, la primera prioridad que hemos señalado y asumido en conjunto, laicos, sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos permanentes, es la familia. No podía ser de otro modo, dado que en ella se fragua el presente y el futuro de la sociedad y de la Iglesia”.

En tanto Patricia Rojas, catequista del colegio “La Providencia” destacó: “desde comienzos de septiembre estamos trabajando junto a las jóvenes la primera prioridad pastoral del documento que nos fue presentado hace un par de meses: la familia. En medio de este aprendizaje nos sorprendió el terremoto, viéndose afectada un integrante de nuestra familia educacional, una alumna que vive en el sector de Puerto Aldea. Por tal razón acudimos en su ayuda, con gran respuesta solidaria de la totalidad del colegio”.

Por su parte el P. Daniel Dinamarca, sacerdote barnabita y director espiritual del colegio “Seminario Conciliar” sostuvo: “Lo que vivimos hoy se nos presenta como un gran desafío. Para que cada día como Iglesia podamos ser un signo de fe, de caridad y santidad. De este modo, nos da una profunda alegría ser un puente entre lo que Dios quiere de nosotros, con su amor infinito, y los fieles”.

Fuente: Comunicaciones La Serena


La Serena, 06/10/2015

 
Galerías Fotográficas