/
/
/
/
/
/
   
Fiesta de Cuasimodo en Curacaví

El domingo siguiente al de Pascua de Resurrección y como es costumbre, se vivió el tradicional cuasimodo en la Diócesis de Melipilla, esta vez en Curacaví, una fiesta llena de color y chilenidad, unidos en nombre de Jesucristo.
Domingo 03 de Abril del 2016
  
Con gran afluencia de feligreses de esta zona céntrica de Chile, el domingo siguiente al domingo de Pascua, el Cuerpo de Cristo llegó hasta los más enfermos y ancianos de esta localidad de la Diócesis de Melipilla. El Obispo Cristián Contreras Villarroel “corrió” custodiado por los Cuasimodistas para llevar la Eucaristía a quienes no pueden acercarse a la celebración de la Santa Misa.

La misa empezó a las 14:30 hrs, y la homilía fue breve. Monseñor Contreras Villarroel dijo que “el regalo de la paz de Cristo resucitado nos saca del temor paralizante, la paz queremos para nuestro Chile y sus familias, queremos salud, trabajo y que nuestros difuntos descansen en paz”. También dijo “El apóstol Tomás nos dejó una expresión hermosa: ‘Señor mío y Dios mío’. Él sabía que el Resucitado no podía ser otro que el crucificado y muerto. Solamente en las llagas gloriosas de Cristo tenemos nuestra fe y esperanza.”

Al finalizar el recorrido de Cuasimodo y la Eucaristía, el Pastor, señalo: "Me emocioné ver a un pueblo religioso, el cariño expresado en cada calle, los cerca de 40 enfermos visitados, los niños y sus papás y mamás que pedían la bendición, 200 huasos y huasas a caballo, algunos ciclistas. Y lo impresionante, en la caletera paralela a la Ruta 68, los camioneros saludaban con bocinazos, los autos paraban y los turistas extranjeros saludaban alegres. Gracias, Señor".
Monseñor Contreras Villarroel dio las gracias a todos los Cuasimodistas, por haber realizado la obra de caridad de visitar a los enfermos y por dar un testimonio público de fe.

Fuente: Comunicaciones Melipilla


Melipilla, 03/04/2016

 
Galerías Fotográficas