/
/
/
/
/
/
   
En Calama diez catecumenos recibieron Sacramentos de iniciación Cristiana

Celebración fue presidida por el Administrador Apostólico, Enrique Olivé Turu.
Martes 12 de Abril del 2016
  
Con gran alegría familiares, amigos y comunidad cristiana de las Parroquias San Juan Bautista y Asunción de la Virgen participaron de la celebración en que diez loinos adultos recibieron los Sacramentos de iniciación a la vida cristiana.

En el Templo Catedral de la capital de la Provincia El Loa, el Administrador Apostólico de la Diócesis, Padre Enrique Olivé junto al sacerdote Asesor del Departamento de Catequesis, Presbítero Jorge Jorba y el Párroco de la Parroquia San Juan Bautista, Ubaldo Montiel confirieron los Sacramentos del Bautismo, Confirmación y Comunión al grupo de adultos que desde ahora son parte de la familia cristiana.

El Padre Enrique en su mensaje a quienes se incorporan como hijos de Dios a través del Bautismo, les mencionó cómo el Señor acompaña el caminar de cada uno de sus hijos, nos muestra cuál es el camino. "Jesús nos llama, nos anima, nos da el espíritu para que no nos desviemos de nuestra misión".

En este mismo sentido les señaló, cómo Dios se manifiesta a quienes se han caído o desviado de su caminar. “El Señor a través de la confesión, nos muestra su misericordia, nos perdona,nos libera y salva. Jesús no quiere que vivamos con un corazón amargado, quiere que nos liberemos de todo aquello que nos aflige. Dios es Misericordioso y Jesús el rostro visible de la misericordia del Padre”.

Enseguida El Padre Enrique Olivé, les recordó que como bautizados, hijos de Dios hay que imitar a Jesús, “los hijos deben imitar las cualidades, los valores y virtudes de los padres, por esos como hijos de Dios, todos debemos imitar a Jesús, que paso su vida haciendo el bien, no vino al mundo para ser servido, sino para servir”,

Pero, cómo es posible seguir e imitar a Jesús que es la misión que desde ahora asumen los bautizados, el Pastor les aclaró, que es a través de los Sacramentos. El Bautismo, la Confirmación, la gracia del espíritu para tener fortaleza, la Eucaristía que nos alimenta con el cuerpo y sangre de Cristo y con el Sacramento de la Reconciliación,que es como un segundo bautismo, que nos purifica para que en adelante vivamos como hijos de Dios.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 12/04/2016

 
Galerías Fotográficas