/
/
/
/
/
/
   
Cardenal Jorge Medina publica libro sobre sexualidad y castidad

“Castidad y sexualidad como Dios manda”, publicado por la Academia de Líderes Católicos, busca profundizar en la castidad cristiana a la luz de las Sagradas Escrituras, junto con destacar la importancia de la educación sexual adecuada y el rol de la familia en la actualidad.
Jueves 19 de Mayo del 2016
  
A salón lleno se presentó el libro “Castidad y sexualidad como Dios manda”, escrito por el Cardenal Jorge Medina Estévez, en el marco de la celebración de sus 90 años de vida.

La instancia contó con la presencia de Monseñor Eugenio Lira, Obispo Auxiliar de Puebla, ex secretario general de la Conferencia Episcopal de México, y coordinador de la visita del Papa Francisco a ese país, quien realizó un profundo y extenso comentario sobre el libro; Solange Faverau, Directora de Estudios de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes; Matias Romero, Director Nacional de la Escuela de Liderazgo de la USS; y José Antonio Rosas, director general de la Academia de Líderes Católicos, además del Nuncio Apostólico, Monseñor Ivo Scapolo, junto a otras autoridades.

“Como Academia de Líderes Católicos, nos sentimos muy honrados en contar con la presencia de tan distinguidas personalidades para presentar y comentar el libro del señor Cardenal Jorge Medina. Desde el año 2013, venimos anualmente publicando textos del Cardenal Medina con magníficos frutos”, expresó José Antonio Rosas, saludando a los presentes.

“Castidad y sexualidad como Dios manda” comienza por diagnosticar la profunda crisis moral en la que se encuentra nuestra sociedad occidental hoy, y encuentra en las Sagradas Escrituras, la Verdad única que da respuestas a la luz de nuestra fe. “He reproducido muchos textos de las Sagradas Escrituras, leyéndolas como las leyeron los Padres de la Iglesia y los santos, de tal manera que los lectores puedan tener acceso directo e inmediato a lo que el Espíritu Santo inspiró para la salvación de los hombres, es decir para liberarlos del error, del pecado y del egoísmo, y para conducirnos a lo que constituye nuestra verdadera dignidad y alegría”, escribió el Cardenal Medina, en el mensaje enviado a los presentes, y agrega, “Respetamos, por cierto, el pensamiento de quienes no creen en Dios, o son agnósticos, pero ese respeto no puede significar que, en su obsequio, cedamos en nuestras convicciones”.

En esa misma línea, Monseñor Eugenio Lira comentó la importancia de volver a las Sagradas Escrituras para encontrar orientación: “A la luz de la Palabra de Dios, Su Eminencia nos hace notar que la diferencia de los sexos tiene su origen en la voluntad creadora de Dios y posee, como una de sus finalidades, la multiplicación del género humano (cf. Gn 1, 27ss). También nos recuerda que a raíz del pecado original, nuestra naturaleza ha quedado herida: “se hace presente –señala– la apetencia del sexo como un ansia desordenada (cf. Gn 3, 1-10.16.17.19-21)”, dijo el obispo mexicano.

En sus páginas, el cardenal Medina dice que "es imposible comprender el rol de la castidad si se prescinde de la cosmovisión de la fe cristiana. Y es difícil aceptar las exigencias de la pureza en el ámbito sexual, si no se tienen en cuenta las características de la verdadera y auténtica caridad. Si no hay fe en la vida eterna y en el misterioso estado de la resurrección, las realidades terrenales pierden la perspectiva esencial que les confiere, a la vez, tanto su importancia y dignidad, como su precariedad y provisoriedad", escribe, explicando el sentido profundo de la castidad.

En el texto, que cuenta con alrededor de 50 páginas, el cardenal Medina profundiza en la caridad y castidad como virtudes recíprocas y complementarias, poco conocidas por la sociedad actual, y recuerda el rol de la familia como iglesia domestica, educadora, evangelizadora, garante de la perpetuación e inviolabilidad de la vida: “En este proceso, la familia tiene una grande y decisiva importancia. Cada miembro de una familia –dice el Card. Medina– debe ser consciente del hecho que sus actuaciones tienen alguna influencia en los demás, para bien o para mal. También destaca el papel de la escuela, de los medios de comunicación y de los Estados. Y afirma que cada persona tiene que asumir en la materia una responsabilidad indelegable y no endosable a otros”, agregó Monseñor Lira.

A su vez, el Obispo mexicano destacó la sintonía del texto del Cardenal Medina con la reciente Exhortación Apostólica, Amoris Laetitia, publicada por el Papa Francisco, como conclusión de los dos sínodos realizados, que abordaron la familia y sus desafíos actuales: “En La Alegría del amor, al abordar el tema de la educación sexual, el Papa comenta que ésta “Sólo podría entenderse en el marco de una educación para el amor, para la donación mutua (...) El impulso sexual puede ser cultivado en un camino de autoconocimiento y en el desarrollo de una capacidad de autodominio, que pueden ayudar a sacar a la luz capacidades preciosas de gozo y de encuentro amoroso (...) No hay que engañar a los jóvenes llevándoles a confundir los planos: la atracción «crea, por un momento, la ilusión de la “unión”, pero, sin amor, tal unión deja a los desconocidos tan separados como antes» (...) Pero ¿quién habla hoy de estas cosas? ¿Quién es capaz de tomarse en serio a los jóvenes? ¿Quién les ayuda a prepararse en serio para un amor grande y generoso? Se toma demasiado a la ligera la educación sexual”, dijo ante los presentes.

Fuente: Comunicaciones Academia de Líderes Católicos


Santiago, 19/05/2016

 
Galerías Fotográficas