/
/
/
/
/
/
   
Iglesia Católica dispuesta a facilitar diálogo entre funcionarios de Gendarmería y el Gobierno

La Conferencia Episcopal de Chile ha solicitado al Capellán nacional de la Pastoral Carcelaria, P. Luis Roblero SJ, su disponibilidad para este servicio. En una declaración pública, la Pastoral Carcelaria considera urgente un diálogo mirando "la búsqueda justa del bien común"
Martes 24 de Mayo del 2016
  
La Pastoral Carcelaria de la Conferencia Episcopal de Chile ha dado a conocer la siguiente Declaración:

1. La dirigencia de la Asociación de Gendarmería de Chile, ANSOG, ha pedido a la Iglesia Católica actuar como facilitador en el diálogo con el gobierno, ante sus demandas laborales. La Presidencia de la Conferencia Episcopal de Chile ha solicitado al Capellán nacional de la Pastoral Carcelaria, P. Luis Roblero SJ, su disponibilidad para este servicio.

2. Como Pastoral Carcelaria expresamos, ante todo, nuestro reconocimiento al trabajo que desempeñan los funcionarios, tanto uniformados como civiles, de Gendarmería de Chile. Es un trabajo complejo, siempre expuesto a situaciones de extrema dificultad y que tiene que ver con lo más noble de cualquier acto humano, como son la justicia y la restauración de la vida.

3. Las demandas de los trabajadores de nuestro país, siempre deben ser escuchadas por la autoridad, porque ellas expresan necesidades reales que tienen que ver con sus vidas personales y familiares, y también con la excelencia de la misión confiada, en este caso por el Estado de Chile.

4. La situación económica actual del país hace más complejo satisfacer todas las necesidades de la ciudadanía, sin embargo la posibilidad de la escucha atenta y del diálogo entre las partes, debe ser una herramienta permanente de construcción social.

5. En este caso, vemos urgente dialogar sobre una carrera funcionaria bien diseñada que permita estabilidad laboral, reconocimiento a los años de servicio y al mérito y que permita un buen desempeño profesional en favor de la seguridad ciudadana y la reinserción social de los hombres y mujeres privados de libertad.

6. Dada la complejidad de la cárcel, hacemos un llamado a las partes involucradas a posibilitar un espacio de diálogo que aborde estos temas de manera respetuosa, sin presiones extremas que imposibiliten el encuentro y que pongan en riesgo la vida humana.

7. Como Iglesia Católica, conociendo profundamente la situación las cárceles de Chile, la realidad de la labor penitenciaria tanto de civiles como uniformados y la vida de los privados y las privadas de libertad, es que hacemos un llamado a las partes en conflicto a dar los pasos necesarios para establecer el diálogo mirando la búsqueda justa del bien común para todos y todas. Si nuestra facilitación contribuye a este propósito, estamos disponibles y comprometemos nuestro mayor esfuerzo.


Hasta ahí la declaración firmada por la Pastoral Carcelaria de la Conferencia Episcopal de Chile.

Fuente: Comunicaciones Pastoral Social Caritas Chile



Santiago, 24/05/2016

 
Galerías Fotográficas