/
/
/
/
/
/
   
Secretario General de la CECh se refiere a temas de contingencia nacional

En el marco del lanzamiento mundial de la campaña de recaudación de fondos de la Fundación Ayuda a la Iglesia que sufre, monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo de Melipilla, se refirió a diversos temas de interés nacional.
Viernes 17 de Junio del 2016
  
Al terminar la conferencia de prensa de la Campaña de recaudación de fondos para la Fundación “Ayuda a la Iglesia que sufre”, se abordaron temas de contingencia nacional. A ellas respondió monseñor Cristián Contreras Villarroel, Obispo de Melipilla y Secretario General de la Conferencia Episcopal.

Pregunta: Monseñor, ¿qué le parece que el nuevo ministro del interior, que es demócrata cristiano, respalde el proyecto de ley de despenalización del aborto en tres causales?

Respuesta: Nosotros estamos aquí haciendo una campaña próvida, entonces usted comprenderá que como Iglesia no podemos estar a favor. No hablemos de despenalización del aborto, sino de la legalización del aborto que en definitiva es lo que trata ese proyecto. Usted me pregunta por el hecho de que el ministro sea demócrata cristiano. Yo creo que no podemos claudicar, hablo en general, no quiero emitir un juicio a cerca del ministro, pero los cristianos católicos no podemos dejar la fe reducida al ámbito de lo privado. Se tiene que expresar también en nuestro modo de actuar, en la política, en los negocios, en la cultura, en la familia, etc.

Pregunta: Parece extraño, justamente, la separación que hace el secretario de estado entre su rol de ministro y sus creencias.

Respuesta: Yo creo que no se puede separar. No debiera separarse. Se es cristiano siempre. Por lo tanto las convicciones tengo que llevarlas también a lo concreto, que son las opciones políticas, en este caso.

Para mi lo más peligroso de todo esto, hablo en genérico nuevamente, es que la fe no se puede reducir al ámbito de lo privado, o al ámbito de lo cultual, es decir, al culto divino, a los sacramentos, a la liturgia. Es eso también. Pero es también proyección, porque la fe y el cristianismo, desde el Evangelio, lo que pretende es crear una cultura nueva y significará ir contracorriente a todas las lógicas del mundo.

Pregunta: ¿Es una falta como cristiano, entonces?

Respuesta: Yo no voy ahí a calificar. Él tendrá su director espiritual, tendrá su confesor, tendrá que verlo en el fuero interno.

Pregunta: ¿Qué le parecen los acuerdos alcanzados para avanzar en matrimonio igualitario? ¿Esto permitiría además, la adopción?

Respuesta: Nosotros tenemos una postura bastante clara con respecto al matrimonio. El matrimonio es entre un varón y una mujer, y creemos también que un niño debe tener el derecho a tener figuras maternas y paternas. Y por último, la paternidad y la maternidad, no es un derecho. Es el niño el que tiene derechos. Y los problemas de Chile son otros, más graves: la pobreza, la desigualdad, la educación, la salud. Esos son los problemas de Chile.

Pregunta: ¿Qué le parece la carta de Lavín Jr., que señala que pese a no estar a favor del matrimonio igualitario y la adopción homoparental, en Chile existen estas situaciones y que se debe evolucionar legislativamente?

Respuesta: No he leído lo que usted me dice, pero creo que en la sociedad no siempre se evoluciona. A veces se retrocede a estadios muy primitivos de la civilización.

Pregunta: En el marco de la reunión del Comité Permanente en Concepción, ¿Cómo se puede entender que el tipo de reivindicaciones como la quema de iglesias se pueda hacer tan recurrentes?

Respuesta: Lo que nosotros reflexionamos en el Comité Permanente que realizamos en Concepción, con obispos de la Araucanía y con provinciales religiosos de congregaciones que allí trabajan, es que el tema del pueblo mapuche tiene que ser abordado integralmente, es decir, creer que estos focos de violencia corresponden al pueblo mapuche, es una injusticia más de parte del Estado de Chile que no ha hecho un reconocimiento al pueblo mapuche en sus derechos.

Chile tiene una deuda con el pueblo mapuche. La gran mayoría del pueblo mapuche, son comunidades pacificas, son comunidades creyentes, son comunidades a las que estos grupos violentistas les han quemado sus capillas, les han quemado sus lugares donde habitan. Eso es lo que no queremos como Iglesia católica para ellos, y vamos a ayudarlos en todo para que sus derechos sean protegidos.

Fuente: Prensa CECh


Santiago, 17/06/2016

 
Galerías Fotográficas