/
/
/
/
/
/
   
Monseñor González expuso ante Comisión de Salud del Senado por Ley de despenalización del aborto en tres causales

El obispo de San Bernardo reiteró la postura manifestada por la Conferencia Episcopal, que aboga por la defensa de la vida digna de todo ser humano, desde su concepción hasta la muerte natural.
Miercoles 22 de Junio del 2016
  
Monseñor Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo, participó en la sesión de la Comisión de Salud del Senado en representación de la CECh, realizada el pasado 21 de junio, por motivo de la discusión del proyecto de Ley de despenalización del aborto en tres causales.

En esta reunión el obispo de San Bernardo expuso los principales argumentos manifestados por la Iglesia chilena, en defensa de la vida.

Al comenzar su exposición agradeció la invitación y disposición de los legisladores a escuchar lo que la Iglesia Católica tiene que decir al respecto, destacando el rol fundamental que cumplen todos los credos religiosos en cuanto a los valores morales y éticos de la sociedad. Recordó además las palabras del papa Francisco, "Ya no se puede decir que la religión debe recluirse en el ámbito privado y que esta solo para preparar las almas para el cielo" (cf. EG 182), con lo que defendió la necesidad de que la Iglesia participe de la discusión pese a la negativa de algunos sectores que lo han considerado contrario al ejercicio de un proceso de discusión legislativa en un Estado laico.

En lo relativo a las consideraciones del proyecto de Ley propiamente tal, Mons. González expresó que esta legislación constituye un primer paso para la legalización del aborto en Chile, argumentando que en la ley en discusión se expresa la interrupción del embarazo en estas tres causales como un derecho de la mujer.

En cuanto a la discusión particular de las tres causales, el obispo expresó que en cada una de ellas se ha antepuesto el interés de quienes deciden optar por este camino, en perjuicio del más indefenso: la persona que esta por nacer.

En el caso de la causal de peligro de vida para la madre, monseñor González expresó que el aborto no es en ningún caso una acción terapéutica, y que por el contrario, si el que esta por nacer muere como consecuencia de atención de la salud de la madre, esto no puede ser considerado un aborto.

En la causal de inviabilidad fetal, el obispo destacó que no existen certezas absolutas en el diagnostico de este tipo de casos, por lo que podría quitársele la oportunidad de vivir a una persona por motivo de un criterio mal aplicado.

En lo referente a la causal de violación, monseñor González señaló que “los dilemas éticos se hacen aún más complejos”, agregando que, a todos “no nos parece “humano” dejar sola a la mujer en el drama que ha sufrido, y tampoco es “humano” privar de la vida al más indefenso e inocente, que es su hijo”.

El obispo finalizó la exposición “citando a uno de los pensadores de mayor renombre actualmente, el profesor Spaeman: “Si no respetásemos la dignidad humana antes de que el ser humano fuera capaz de exigirlo, ningún hombre podría reclamarla jamás”.

Revisar discurso completo.

Fuente: Prensa CECh


Santiago, 22/06/2016

 
Galerías Fotográficas