/
/
/
/
/
/
   
"Religiosas, llamadas a ser modelo de fidelidad y perseverancia"

Palabras del Obispo de Copiapó, Monseñor Celestino Aós, en la celebración del Día de la Vida Consagrada, en el Santuario de La Candelaria.
Martes 16 de Agosto del 2016
  
Cientos de personas acompañaron a las religiosas en el Día de la Vida Consagrada. "Ustedes religiosas, están llamadas a ser modelo de fidelidad y de perseverancia, a ser mujer de buena memoria: las que guardan en su corazón las cosas de Dios y las sacan en la comunidad cristiana y en la comunidad religiosa", señaló el Obispo de Copiapó al celebrar Misa en la Fiesta chica de La Candelaria

Esta misa enmarcada en la llamada Fiesta Chica de La Candelaria, reunió a cientos de personas en el patio frente al altar de piedra, que acompañaron a las religiosas de las distintas congregaciones presentes en la diócesis.

La celebración comenzó con el testimonio de dos jóvenes estudiantes que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, quienes compartieron su experiencia de fe y fraternidad con la asamblea.

"Contra la tentación de perder la esperanza debemos rezar más"

En la homilía, el Obispo citó al Papa cuando habló de los tres pilares de la Vida Consagrada: profecía, proximidad y esperanza. "La profecía es decir a la gente que hay un camino de felicidad, de grandeza, un camino que llena de alegría, que es el camino de Jesús”, dijo el Obispo. Sobre la proximidad, dijo que "la vida consagrada me debe llevar a la cercanía con la gente; cercanía física, espiritual, conocer a la gente", y siempre citando al Papa, se preguntó "¿quién es el primer prójimo de un consagrado o de una consagrada? El hermano o la hermana de la comunidad. Este es su primer prójimo. Es también una proximidad hermosa, buena, con amor.” En cuanto a la esperanza, subrayó lo difícil que es mantenerla cuando se ve disminuir las vocaciones. "Contra la tentación de perder la esperanza, que nos da esta esterilidad, debemos rezar más. Y rezar sin cansarnos", señaló.

El Obispo concluyó diciendo: "Hoy, como Iglesia de Atacama, damos gracias a Dios por cada una de ustedes, y por sus Congregaciones; unimos nuestras oraciones pidiendo que surjan vocaciones en nuestras familias; hoy pedimos que ustedes religiosas sean religiosas de verdad. La Virgen María elevada en cuerpo y alma al cielo y glorificada junto al Señor Jesucristo, la que guarda todas las maravillas que el Poderoso hizo en Ella reciba sus votos y nos ayude".

Luego las religiosas renovaron sus votos, y recibieron un saludo del Obispo y del rector del Santuario, quien además les regaló un pequeño altar de la Virgen.

La fiesta continuó por la tarde con la procesión de bailes religiosos y la misa. Como cada año, cientos de personas acompañaron esta peregrinación de bailes junto a la imagen de la Virgen, que este año lució un manto nievo, hecho con una tela regalada el año anterior por las religiosas, y que estaba adornado con signos del Santuario.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 16/08/2016

 
Galerías Fotográficas