/
/
/
/
/
/
   
Miércoles de Encuentro
La Solidaridad empieza con la Justicia

Por quinta vez en la diócesis de Valdivia tiene lugar un espacio de dialogo y reflexión sobre temas de contingencia nacional, en esta ocasión con el tema “El Primer acto de solidaridad es la justicia” a cargo de Javier Villar, todo esto en el marco del Mes de la Solidaridad y el Jubileo de la Misericordia.
Lunes 05 de Septiembre del 2016
  
Como ha venido siendo costumbre, el último miércoles del mes de agosto los asistentes se dieron cita en la Casa de Formación San Lorenzo para dialogar sobre la urdimbre que existe entre justicia y solidaridad, conceptos mayormente disociados. El académico, Javier Villar, fue quien por medio de una exposición solida explicó al público presente la relación innata entre ambos conceptos, y como esto se refleja en la Doctrina Social de la Iglesia.

Una presentación que interpelo al auditorio a cuestionarse sobre el Chile de hoy y sobre la solidaridad que se dice existe en el país, lo que generó eco en los presentes, lo que dio paso a un intenso diálogo sobre el rol de los cristianos en el mundo de hoy, de la coherencia y del hacerse participe en la discusión de los grandes temas que son contingentes a la sociedad chilena actual. En este sentido, partir de la base que no hay un diferencia entre sociedad e Iglesia, por lo que la Iglesia, los laicos deben tener presencia y voz en las grandes discusiones del presente desde la búsqueda de la justicia y la equidad, como los principales actos solidarios.

Por medio de la visualización de un video que abordó la carta pastoral de los obispos de Chile: “Humanizar y Compartir con Equidad el Desarrollo de Chile” (2012), se dio cuenta del como la Iglesia necesita hacerse presente con acciones concretas, comprendiendo que la solidaridad y la justicia son acciones que caminan de la mano, así como nos enseñó san Alberto Hurtado con su ejemplo.

Cuestión de comunicar y cuestión de prejuicios

Ante la exposición del video, surgió el tema del desconocimiento de dicha carta, y de cómo muchas veces los prejuicios que se van construyendo respecto a una jerarquía impiden conocer documentos con un alto valor a la hora de mirar la sociedad. Además de acusarse un bajo trabajo de este tipo de documentos, los cueles permiten a los católicos tener herramientas, no solo para conocer, sino para hacer.

Fuente: Comunicaciones Valdivia


Valdivia, 05/09/2016

 
Galerías Fotográficas