/
/
/
/
/
/
   
Celebran el Día de oración por cuidado de la creación

Orar y meditar sobre la creación nos pone en situación de contemplar en ella la presencia activa de un Dios que continúa conduciendo el universo en el horizonte del amor y que nos hace partícipes de ese movimiento.
Lunes 05 de Septiembre del 2016
  
En ese contexto, por segunda vez, este 1 de septiembre, personas de distintas iglesias cristianas y de otras religiones se unieron para conmemorar el Día de Oración por el Cuidado de la Creación. En esta iniciativa, que surgió en la década de los 70, la Iglesia ortodoxa nos invita a dedicar el primer día de septiembre a meditar y orar los desafíos que nos impone el cuidado de nuestra casa común. En agosto de 2015, el papa Francisco envió una carta a toda la Iglesia católica para que asumiéramos como propio este llamado y nos sumáramos a este desafío global.

Este año, en el marco del Año de la Misericordia, nuestro hermano papa Francisco nos ha recuerda que “el objeto de la misericordia es la vida humana misma y en su totalidad», y nos propone añadir a cada una de las dos tradicionales listas de las obras de misericordia (corporales y espirituales) el cuidado de la casa común.

A lo largo de Chile distintas comunidades acogieron el llamado y se reunieron con este objetivo.

En Santiago, el acto de oración se realizó en el corazón de la capital. La Plaza de Armas fue el lugar donde personas de distintas religiones se reunieron para orar y meditar. Para agradecer y reconocer la sacralidad de la tierra, pedir perdón por las heridas y el daño que le causamos y comprometernos con su cuidado.

El acto fue convocado y animado por la Coalición Ecuménica por el Cuidado de la Creación y contó con la participación de sus instituciones miembros, además de la de representantes de congregaciones religiosas y de representantes del Foro Espiritual de Santiago por la Paz.

En comunión, el canto y la danza fueron formas de orar y agradecer por la Casa Común y renovar el compromiso y pedir la bendición del Padre para que ella “cual llama que resplandece en la noche oscura, nos ilumine y nos guíe en el desafío de cuidar tu casa grande, este mundo hermoso que nos diste a habitar”.


Fuente: Comunicaciones Pastoral Social Caritas


CECh, 05/09/2016

 
Galerías Fotográficas