/
/
/
/
/
/
   
Sor Natalia Palominos celebra sus Bodas de Oro

Religiosa a cargo del Hogar de Ancianos Nuestra Señora de La Candelaria de Copiapó, cumplió 50 años de profesión religiosa en la Congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados.
Martes 27 de Septiembre del 2016
  
Con una hermosa eucaristía presidida por el Obispo de Copiapó, Mons. Celestino Aós, la Hna. Natalia Palominos, de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, celebró sus 50 años de profesión religiosa.

En su homilía, el Obispo repasó aspectos de la vida de la hermana Natalia, su nacimiento en Piura, Perú, siendo la mayor de trece hermanos, a los que cuidó; y de sus padres, personas muy religiosas. Algunos de estos hermanos viajaron a acompañarla y se encontraban en la asamblea, en la hermosa capilla al interior del Hogar de Ancianos de La Candelaria: Guillermo, Brunilda, Alicia y Fanny. Una de sus hermanas, también religiosa, Sor Carmen, reside actualmente en México, desde donde acompañó espiritualmente esta celebración.

Todas íbamos a ser reinas.
Con estos versos de Gabriela Mistral, el Obispo habló de los sueños de la infancia de Sor Natalia. "¿Qué deseaba y soñaba cuando hace 50 años profesó? - dijo don Celestino- Seguro que ya no soñaba ser reina, pero sí soñaba ser santa”. "Nuestra presencia - continuó, refiriéndose a los sacerdotes concelebrantes y a la asamblea,- demuestra el cariño que le tenemos; y yo quiero muy especialmente decirle la estima y el agradecimiento de todos los sacerdotes y de toda esta Diócesis de Copiapó".

"Sor Natalia me consoló"
Hablando del servicio que realiza la religiosa y la Congregación, el Obispo dijo: "Un día Jesús nos dirá tuve hambre, estaba solo, necesitaba cuidados o ayuda; y junto a Jesús estarán esos ancianos que confirmarán: sí, yo estaba solo y abandonado y sor Natalia me acogió, yo estaba triste y sor Natalia me consoló, yo tenía hambre y ella me dio la comida…"

"Hermana Natalia, -dijo el Obispo, dirigiéndose a la religiosa,- usted será reina, será reina junto al Señor Jesucristo Rey Misericordioso, junto a la Virgen de los Desamparados Madre de Misericordia, junto a la santa Madre Teresa Jornet y las Hermanitas Mártires; será reina junto a tantas hermanas de Congregación a las que ha servido porque amaba en ellas a Jesús; será reina junto a tantos hermanos y hermanas ancianas a quienes serviste…"

Luego de la homilía, Sor Natalia recibió una corona de flores, y así renovó sus votos de profesión religiosa. En el ofertorio, ella llevó al altar la cruz de la Misericordia, junto al pan y al vino y aun cirio que representa la Luz de Cristo.

Al final de la misa, la Madre Provincial, Sor Pilar Delgado, agradeció la labor de Sor Natalia y pidió a la asamblea orar por las vocaciones.

"Con qué pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho" (Salmo 115)
Con estas palabras, la Hermana Natalia expresó su agradecimiento al Señor por su vocación. También por estar en Chile, en Atacama. Habló de los amigos que la ayudan en su trabajo al frente del Hogar, trabajadores, voluntarios, benefactores, religiosas, sacerdotes, y el Obispo.

Al final, su hermana Fanny habló de su vida y algunas anécdotas de infancia, y manifestó su orgullo. "Voy a hacer que toda la familia conozca tu servicio y seas un ejemplo", señaló.

Después de la misa hubo un delicioso cóctel animado por presentaciones artísticas, en el patio del Hogar.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 27/09/2016

 
Galerías Fotográficas