/
/
/
/
/
/
   
Presbíteros se reunieron en segundo encuentro anual, para conversar sobre la administración económica de la Iglesia de Santiago

Cómo se financia la arquidiócesis y en qué se distribuyen los recursos, fue parte de los temas tratados de forma inédita en la reunión de sacerdotes.
Jueves 13 de Octubre del 2016
  
Como ya es tradición, más de 120 sacerdotes, entre obispos, vicarios y párrocos, se reunieron con el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, en el segundo encuentro arquidiocesano del año, en el Santuario de Shoenstatt, esta vez para conversar sobre el uso de los bienes y recursos de la Iglesia de Santiago, al servicio de la pastoral.

La actividad, comenzó con las palabras del arzobispo, quien expresó: “Queremos que en nombre de la comunión fraterna, la corresponsabilidad y la transparencia, tengan ustedes conocimiento de los detalles de la administración de la arquidiócesis, de la tarea de las zonas, vicarías ambientales, y grandes proyectos”.

La primera presentación, fue dada por el obispo auxiliar de Santiago y vicario general, monseñor Fernando Ramos, quien bajo una mirada pastoral, expresó que “la administración de bienes está presente en la predicación de Jesús, pues el evangelio nos pone una luz de alerta para saber cómo administrar el dinero”.

Agregó que los caminos que ha ido desarrollando la Iglesia de Santiago durante el último tiempo para esta labor, se basan en el llevar una contabilidad ordenada y consolidada, velar para que los recursos económicos sean utilizados para los fines de la Iglesia y no sean desviados para otros fines; crecer en la transparencia, especialmente a través de la rendición de cuentas ante la comunidad; y ayudar a la administración parroquial, a través de un manual elaborado para presbíteros, entre otros puntos.

Posteriormente, el administrador de bienes de la Iglesia, Ramiro Montesinos, dio a conocer las cifras del año 2015, precisando cómo se financia la Iglesia de Santiago y cómo se distribuyen los recursos para el desarrollo del trabajo pastoral.

En su presentación, el administrador comentó que la contribución del 1% a la Iglesia por parte de los feligreses, constituye la mayor fuente de ingresos, representando el 31% de ellos, seguido por los arriendos de propiedades y donaciones de fundaciones y privados.

Gracias a esos fondos económicos, la Iglesia de Santiago puede llevar adelante su labor evangelizadora y de acción pastoral, desarrollando acciones de culto, actividades culturales, de formación y planificación pastoral, pastoral social, servicio pastoral y educacional.

Más de nueve mil actividades se realizaron en 2015, entre las que destacan la Peregrinación al Santuario de Los Andes, la Procesión de la Virgen del Carmen, la realización de Escuelas de Verano, Semana Teológica, Campañas Solidarias, Colonias Urbanas, entre muchas otras.

Al término de la reunión, y tras reflexiones grupales de los sacedotes frente al tema, el arzobispo señaló: “Ojalá la Iglesia de Santiago, que es como el mar donde confluyen grandes riachuelos que dan su aporte, sea a su vez como esa fuente que evapora el agua para que siga fragmentando a las varias comunidades. No somos una entidad que tiene como preocupación de la estructura de la diócesis, sino que somos una estructura que quiere servir la evangelización de las comunidades. En ese sentido, queremos que pueda haber esta relación cada vez más transparente y de mayor colaboración en la única tarea que nos ha confiado el Señor: la tarea de evangelizar”.

El encuentro, organizado por la Vicaría para el Clero y apoyado por la Vicaría Episcopal para la pastoral, culminó con un almuerzo fraterno entre los presbíteros.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 13/10/2016

 
Galerías Fotográficas