/
/
/
/
/
/
   
Reflexión, herramientas y luces para la Pastoral Juvenil Nacional

Casi 120 personas, de 12 diócesis del país, congregaciones religiosas, movimientos y colegios, fue la convocatoria que alcanzó el Segundo Seminario para Asesores de Pastoral Juvenil “Hoy no es más difícil, es distinto”.
Miercoles 19 de Octubre del 2016
  
La actividad se realizó los días lunes 17 y martes 18, en el Salón don Bosco de la Universidad Católica Silva Henríquez. La metodología usada en esta segunda versión del Seminario, con ponencias, paneles y talleres, cautivó a los asistentes, creando un muy buen ambiente.

Sin embargo, el aire contaminado con gas lacrimógeno del recinto en el segundo día del encuentro los complicó un poco. Encuentros entre estudiantes y Carabineros en las calles aledañas a la sede universitaria contrastó con las temáticas trabajadas en el segundo piso.

Monseñor Moisés Atisha, obispo presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil de la CECh, y obispo de Arica, reflexionó sobre el tema: “La violencia en la vida de los jóvenes hoy es un desafío, no por cómo se le combate, sino por cómo se puede llegar al corazón de esas personas que han dejado anidar en su propia vida formas distorsionadas de resolver los conflictos. Uno de los desafíos es pensar cuál es la metodología y el mejor modo de acompañar a esas personas, a esos jóvenes”.

- El tema de la Misericordia, ¿fue un aporte para este año?

- Está como hilo conductor. La experiencia de la Pastoral con los jóvenes, a partir de un Dios que ama incondicional y misericordiosamente, es lo que ha ido acompañando toda la reflexión del Seminario.

Temáticas y talleres

Juan Pablo Orchard es Secretario Ejecutivo del ámbito de la Pastoral de las Hijas de María Auxiliadora, y también asistió en 2015, a la primera versión del Seminario: “Me parece que los expositores han sido de muy buena calidad, de mucha reflexión y profundización en las temáticas y al mismo tiempo de mucha proyección. Creo que hablar de los jóvenes, hablar de la misericordia y unir ambas propuestas es desafiante. Ante eso han dado líneas muy propositivas con muchas luces y bastante visión de futuro también y eso es valioso” opinó.

No es el caso de Ema González Peña, Asesora Nacional de Clubes Domingo Savio de la Congregación Salesiana, que participó por primera vez, contó: “Estoy súper contenta porque el ambiente es muy rico, de amistad, de querer aprender, hay una muy buena disposición de todo el mundo, es un ambiente de familia. Los temas me han servido mucho, el nivel de los expositores te deja con ganas de más, de querer escuchar y aprender más, ni siquiera dan ganas de preguntar, es querer sentarse a conversar con ellos. Y los talleres, espectaculares”.

Ponerse los botines

El Padre Manuel Quiroz, director de la Comisión Nacional, evaluó muy bien las temáticas de este encuentro nacional, agregando que la profundización en ellas fue la clave, “han venido expositores de alto nivel que nos han provocado y nos han inquietado al preguntarnos sobre nuestra visión de la Iglesia, lo que el Papa nos pide, el tema de violencia de los jóvenes que hay que ir decantándola, y buscando sus raíces”.

“No es que el Seminario sea mejor que el año pasado, simplemente es distinto, como sus parámetros y temáticas. El de 2015 cumplió su función de ser el primero, y en este ya tenemos algo más de experiencia y podemos profundizar sobre el mundo juvenil.
Se trata de que como Comisión Nacional de Pastoral Juvenil podamos ir dando estos espacios de reflexión y que vayan siendo parte de nuestro acontecer a nivel nacional, y podamos ir encontrando las necesidades por medio de la reflexión, en conjunto. Es bueno ir entregando herramientas y luces para el trabajo en la vida de los jóvenes” señaló el presbítero.

Al Padre Pedro León, sacerdote de los Sagrados Corazones y párroco solidario de la Parroquia San Damián de Molokai, se le vio satisfecho y contento: “El tema de la misericordia ha enriquecido la reflexión, es lo que le pone sabor, entusiasmo y alegría a nuestra Pastoral, y ha ido plasmando nuestras opciones. Nos deja el desafío de eso concretarlo con acciones, gestos y estilos pastorales con los jóvenes, distintas”.

- Con la cantidad de personas que han venido, podemos inferir que hay ganas de formarse para asesorar a los jóvenes, ¿cuál es el desafío de nuestra Pastoral hoy en día?

- Hablo al menos por los ámbitos en que a mí me toca trabajar: salir de nuestros espacios de confort, dejar de esperar que los jóvenes lleguen solo a buscar los sacramentos y salir al encuentro, al diálogo con ellos, y dejarnos cuestionar por ellos para darles respuestas creativas a sus necesidades. Y como telón de fondo tener el Evangelio, que nos invita –como decía el papa Francisco- a salir de nuestro sofá para caminar por caminos nuevos, a realidades nuevas. Ponerse los botines y jugar este partido y no estar de suplentes simplemente”.

Fuente: Área Agentes CECh


CECh, 19/10/2016

 
Galerías Fotográficas